Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una maqueta del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, en Texcoco, el 25 de octubre de 2016

(afp_tickers)

El consorcio encabezado por operadora Cicsa propiedad de Carlos Slim, la mexicana ICA y las españolas Acciona y FCC, entre otras obtuvo este viernes la concesión para construir la terminal del nuevo aeropuerto de Ciudad de México.

Con un presupuesto de $84.828 millones de pesos (3.988 millones de dólares), el consorcio presentó la propuesta más baja de los tres consorcios que se presentaron desde diciembre pasado, además de obtener "el mayor puntuaje" en las evaluaciones de los participantes, dijo Jaime Madinaveita subdirector de contrataciones del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

Añadió que la construcción iniciará el 13 de febrero y tendrá una duración de tres años y ocho meses.

El nuevo aeropuerto de la capital mexicana considerada por el ministro de transportes Gerardo Ruiz como "el proyecto de infraestructura más importante" de la actual administración, se extenderá a lo largo de 4,431 hectáreas, donde habrá seis pistas de aterrizaje y dos terminales.

El diseñado de esta obra fue realizado por el reputado arquitecto británico Norman Foster en asociación con el mexicano Fernando Romero, yerno del magnate Carlos Slim.

De acuerdo con el GACM el costo estimado del nuevo aeropuerto será de 169,000 millones de pesos (7.943 millones de dólares).

Se espera que en su fase de operación atenderá hasta 120 millones de pasajeros al año con un promedio de 2.750 operaciones diarias.

La construcción del nuevo aeropuerto en una zona contigua al actual fue anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto en septiembre 2014.

Los problemas de capacidad del aeropuerto de la capital mexicana ya hicieron que en 2001 el expresidente Vicente Fox (2000-2006) intentara construir uno nuevo, pero desistió ante las violentas protestas de campesinos afectados por la expropiación de tierras que implicaba su proyecto.

AFP