Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo camina por una trinchera de sacos de arena en el frente de la ciudad de Hasaké, al noreste de Siria, el pasado 4 de septiembre

(afp_tickers)

Soldados estadounidenses llegaron a la ciudad de Kobane, en el norte de Siria, para entrenar y apoyar a combatientes kurdos en previsión de nuevas ofensivas contra el grupo Estado Islámico (EI), informaron este jueves fuentes kurdas.

Los soldados estadounidenses tendrán como misión "planificar" ofensivas contra dos ciudades en manos del EI: Jarablus y Raqa en el norte, indicó a la AFP una fuente de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, la principal milicia kurdosiria.

Un activista en Kobane, Mustafá Abdi, confirmó a la AFP la entrada de esos instructores estadounidenses "en las últimas horas".

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, anunció por su lado "la llegada de más de 50 instructores estadounidenses al norte y noreste de Siria".

Abdel Rahman precisó que una treintena de ellos "se encontraban actualmente en Kobane" y los otros en la provincia de Hasaké, más al este. Agregó que los estadounidenses llegaron en los últimos días en dos grupos, desde Turquía y el Kurdistán iraquí.

"Deben reunirse en Kobane para entrenar a las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS)" conformadas por facciones árabes y kurdas, agregó el director de la ONG.

Estados Unidos anunció el mes pasado que quería enviar a Siria decenas de soldados de sus fuerzas especiales. El domingo, Brett McGurk, enviado especial del presidente estadounidense para la coalición internacional contra el grupo yihadista EI, había indicado que los soldados llegarían "muy pronto" a la zona.

Su tarea es "organizar" a las fuerzas locales que combaten contra el EI en el norte de Siria, dijo el diplomático. Se trata del primer despliegue oficial de las fuerzas estadounidenses en el terreno en Siria, desde el inicio del esfuerzo de guerra internacional contra el EI.

Los soldados estadounidenses prestarán apoyo a una coalición árabokurda compuesta por las Unidades de protección del pueblo kurdo, grupos árabes y cristianos siriacos.

Estas fuerzas locales kurdas y árabes ya "realizaron una operación muy exitosa" mediante la cual retomaron más de 1.000 kilómetros cuadrados de terreno en el norte de Siria y "mataron a unos 300 combatientes del grupo Estado islámico", según McGurk.

AFP