Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, destruido por un bombardeo el 10 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El balance del bombardeo estadounidense de octubre sobre el hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz, en el norte de Afganistán, subió a 42 muertos después de una investigación interna de MSF.

"El balance actualizado engloba a 14 empleados de MSF cuya muerte ha sido confirmada, así como 24 pacientes y cuatro personas que los cuidaban", informó este sábado MSF en un comunicado. El saldo anterior era de al menos 30 muertos.

El bombardeo estadounidense realizado el pasado 3 de octubre contra el hospital, en plena ofensiva de los talibanes en la ciudad de Kunduz, obligó al cierre del establecimiento y levantó una avalancha de críticas provenientes del mundo entero.

Según la ONG, el hospital estuvo bajo el fuego de un AC-130 durante más de una hora y varios pacientes murieron quemados en sus camas.

El Pentágono admitió a finales de noviembre que el bombardeo fue causado "antes que nada por un error humano". Pero para MSF, que rechaza esta versión, hubo "violaciones del derecho de guerra".

MSF entregó el miércoles a la Casa Blanca una petición firmada por "más de 547.000 personas" para exigir una investigación independiente.

En esta petición se pide al presidente Barack Obama "aceptar una investigación" de la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHEF) , un organismo creado para investigar presuntas violaciones del derecho internacional humanitario.

Este mecanismo, previsto por el derecho internacional, nunca ha sido utilizado. Necesitaría el acuerdo de Estados Unidos y Afganistán, pero ninguno de los dos países lo ha aceptado hasta ahora.

AFP