Los esrilanqueses eligen el próximo sábado a su nuevo presidente entre 35 candidatos, dos de ellos claramente favoritos: el representante del partido en el poder, Sajith Premadasa, y Gotabhaya Rajapaksa, miembro de un poderoso clan asociado a desapariciones, asesinatos y asuntos financieros turbios.

Gotabhaya, de 70 años, es el hermano pequeño del expresidente Mahinda Rajapaksa, que dirigió con mano dura esta isla del sur de Asia entre 2005 y 2015 y que no puede volver a presentarse porque la Constitución se lo prohíbe. Mahinda perdió en las urnas hace cinco años y quiso convertirse en primer ministro el año pasado pero erró en sus cálculos políticos.

Criticado por los defensores de los derechos humanos, Mahinda Rajapaksa tiene el apoyo de la mayoría étnica cingalesa de este país de 21 millones de habitantes, por haber aplastado la rebelión separatista de la minoría tamil, lo cual puso fin a la guerra civil que dejó 100.000 muertos en 37 años.

Las tropas gubernamentales, frente a las cuales estaba justamente su hermano Gotabhaya, son sospechosas de haber matado a unos 40.000 civiles tamiles en algunos meses en torno a 2009.

Gotabhaya Rajapaksa también está acusado de dirigir los "escuadrones de la muerte" que hicieron desaparecer a decenas de tamiles, opositores políticos y periodistas, entre otros. Algunos de ellos nunca han sido encontrados.

"Todo el mundo debería tener miedo de lo que podría pasar si Gotabhaya se convierte en presidente. Todo el mundo", alerta el analista Paikiasothy Saravanamuttu.

Frente a él, el Partido nacional unido (UNP), mayoritario en el parlamento, ha elegido como candidato al ministro de Vivienda, Sajith Premadasa, una cara poco conocida por los ciudadanos. Es hijo del presidente Ranasinghe Premadasa, muerto en 1993 en un atentado suicida perpetrado por la guerrilla tamil.

Si Gotabhaya Rajapaksa gana nombrará a su hermano Mahinda jefe de gobierno. Esta posibilidad no solo preocupa a los srilanqueses sino también a India y a varios países occidentales debido a la cercanía que este clan tiene con China.

Pekín ha prestado miles de millones de dólares a Sri Lanka cuando Mahinda Rajapaksa estaba en el poder, una deuda colosal que torna al país dependiente de China. Estos contratos están envueltos en sospechas de corrupción.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes