Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El edificio del banco británico Standard Chartered (centro), muy implantado en Asia, en el distrito centro de Hong Kong el 3 de noviembre de 2015, cuando anunció que suprimirá 15.000 empleos para contrarrestar resultados trimestrales decepcionantes

(afp_tickers)

El banco británico Standard Chartered, muy implantado en Asia, anunció este martes que suprimirá 15.000 empleos y captará 5.100 millones de dólares en capital, tras unos resultados trimestrales "decepcionantes".

Las pérdidas de empleos forman parte de una vasta reestructuración que costará unos 3.000 millones de dólares, dijo el banco.

Una portavoz de Standard Chartered afirmó no poder dar más detalles sobre la supresión de puestos.

Más de la mitad de los costes de reestructuración provendrá de las previsibles pérdidas ligadas a la "liquidación de activos". El resto se deberá a los "costes potenciales de despidos", con la supresión de esos 15.000 puestos de trabajo, añadió la entidad.

El banco, centrado en Asia y los mercados emergentes, anunció unas inesperadas pérdidas en el tercer trimestre de 139 millones de dólares antes de impuestos, frente a los beneficios de 1.530 millones de dólares registrados un año antes. El volumen de negocios cayó un 18,4%, hasta 3.682 millones de dólares.

"El clima en nuestros mercados es incierto y nuestro reciente desempeño es decepcionante", resumió el nuevo director ejecutivo del banco, Bill Winters.

Las pérdidas se explican, en particular, por las "condiciones difíciles que reinan en los mercados clave del grupo, sobre todo por la caída de los precios de las materias primas y el impacto más amplio de la ralentización de la economía china", dijo el banco en un comunicado.

Tras el anuncio de estos resultados, la acción llegó a caer un 6,2% en la Bolsa de Hong Kong, aunque al cierre limitó las pérdidas a casi un 3%. Desde el comienzo del año, su valor bursátil se ha reducido en un 30%.

"Ya sé que no es bueno que tanta gente pierda su trabajo, pero desde el punto de vista de la empresa, es lo que hay que hacer", comentó Jackson Wong, analista financiero basado en Hong Kong.

- En busca de un modelo "más rentable" -

Frente a esta situación, Standard Chartered anunció un plan para captar 5.100 millones de dólares de capital y aumentó su objetivo de reducción de costes a 2.900 millones de dólares entre 2015 y 2018.

La estrategia del grupo consistirá ahora en "redistribuir los recursos", para alcanzar un modelo "más rentable y menos consumidor de capital", añadió el director del banco.

La entidad afirmó, igualmente, que no se pagará ningún dividendo a final de año.

La entidad ya anunció la supresión de 4.000 empleos en enero. En 2014, los beneficios cayeron en más de un tercio, a 2.510 millones de dólares, y los directivos renunciaron a sus bonus.

Standard Chartered sobrevivió a la crisis financiera iniciada en 2008 sin ayudas públicas, pero su crecimiento se ha visto afectado en los últimos años por la ralentización de los mercados emergentes de Asia, África y Oriente Medio, donde obtiene alrededor del 90% de sus beneficios.

El banco pagó, igualmente, cuantiosas multas en Estados Unidos por el incumplimiento de sus compromisos en materia de blanqueo de dinero y violaciones de las sanciones contra algunos países como Irán.

Al hilo de esto, Bill Winters anunció este martes que el regulador británico de mercados financieros (FCA) está efectuando dos investigaciones a su banco por presuntos blanqueo e incumplimiento de sanciones internacionales. "Las investigaciones continúan. Es imposible decir exactamente cuándo concluirán y cuál será el monto de la multa, si es que la hay", dijo en una conferencia telefónica, añadiendo que su entidad cooperará "plenamente" con los investigadores.

AFP