Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los equipos de rescate retiran los escombros de la fábrica derrumbada a las afueras de la ciudad paquistaní de Lahore el 7 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El balance de muertos en el derrumbe de una fábrica en el este de Pakistán subió este domingo a 44 y los socorristas son pesimistas en cuanto a la posibilidad de encontrar a más supervivientes.

La catástrofe, ocurrida la noche del miércoles cerca de Lahore, capital de la provincia del Punjab, dejó al descubierto las carencias en medidas de seguridad en el país.

La fábrica, de cuatro pisos, producía bolsas de polietileno en la zona industrial de Sundar, a 45 kilómetros del centro de Lahore.

"Se han encontrado cuarenta y un cadáveres, y tres obreros que fueron hallados vivos han muerto en un hospital", declaró a la AFP Muhamad Usman, un representante de las autoridades locales.

Según las autoridades, al menos 150 personas se encontraban en ese momento en el edificio.

Los socorristas seguían buscando entre los escombros, con la esperanza de encontrar a más supervivientes, como un adolescente que aguantó 50 horas entre los cascotes después de la tragedia. No obstante, dijo Usman, las posibilidades son muy escasas.

El derrumbe se produjo pocos días después de un terremoto que dejó casi 390 muertos en Pakistán y Afganistán y dañó miles de edificios.

AFP