Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una víctima del incencio en una discoteca es trasladada de emergencia a un hospital en Bucarest, Rumanía, el 31 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El balance de muertos en el incendio que devastó una discoteca a finales de octubre en Bucarest subió a 60 este domingo, tras el deceso de un joven hospitalizado en Austria, informó una fuente médica.

Este estudiante, de 19 años, había sido trasladado a Viena el 7 de noviembre tras una semana de tratamiento en Bucarest.

Cuarenta heridos continúan internados en hospitales de Rumanía tras el drama ocurrido el 30 de octubre, y otros 28 son tratados en el exterior.

Un total de 35 heridos habían sido trasladados al extranjero, en particular a Bélgica, Holanda, Gran Bretaña e, incluso, Noruega e Israel. Tres fallecieron durante su traslado.

El violento incendio se desató el 30 de octubre durante un espectáculo pirotécnico en el concierto de un grupo de hard rock. En el local, que no cumplía con numerosas normas de seguridad, había 400 personas, de las cuales 26 fallecieron en el lugar y hubo un primer balance de más de 150 heridos.

El accidente provocó un gran movimiento de protesta, que se saldó con la renuncia, el miércoles pasado, del gobierno del primer ministro Victor Ponta, que ya se encontraba bajo presión por problemas judiciales.

Hasta ahora una decena de personas fueron puestas bajo detención provisional, entre las cuales figuran los tres propietarios de la discoteca, acusados de homicidio involuntario.

AFP