Navigation

Sudáfrica en duelo por "Winnie", heroína intocable

Integrantes de la Liga de Mujeres del partido en el poder en Sudáfrica, ANC, rinden homenaje a Winnie Mandela el 3 de abril de 2018 delante de su casa en Soweto afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 abril 2018 - 17:36
(AFP)

Las pocas voces que osan estos días denigrar a la fallecida Winnie Mandela son duramente criticadas en Sudáfrica, donde resucitó el fervor popular en torno a la ex esposa del presidente y héroe de la nación, Nelson Mandela.

Sudáfrica decretó duelo nacional y bajar las banderas a media asta hasta el 14 de abril, fecha en que se realizarán los funerales oficiales de "Winnie", fallecida el lunes a los 81 años.

En el municipio de Soweto, cerca de Johannesburgo, donde vivía, admiradores, vecinos y personalidades políticas desfilan sin cese ante su casa para dar sus condolencias a la familia de la militante política y feminista, exesposa del primer presidente negro Sudáfrica, Nelson Mandela.

El actual jefe de Estado, Cyril Ramaphosa, saludó a "una de las mujeres más importantes de nuestra batalla" contra el régimen racista blanco, derrotado en 1994.

Su predecesor, Jacob Zuma, rindió homenaje a "uno de los pilares" de la causa negra, que supo defender pagando el precio de torturas, humillaciones y períodos en la cárcel durante los 27 años que permaneció en prisión Nelson Mandela.

En este festival de loas póstumas, el expresidente Thabo Mbeki asumió el riesgo de dar unas declaraciones fuera del tono general.

Aunque resaltó la "valentía" de Winnie Mandela también recordó su trayectoria compleja y controvertida, especialmente cuando hizo llamados a la violencia, y cuando su reputación se vino abajo por la implicación en secuestros y asesinatos de sus guardaespaldas, conocidos como Mandela United Football Club" (MUFC).

- 'Un error' -

En 1986, en Munsieville, localidad cercana a Johannesburgo, Winnie lanzó ante una multitud un verdadero llamado al asesinato: "Juntos, cogidos de la mano, con nuestras cajas de fósforos y nuestros collares, liberaremos este país". En esa época algunos militantes anti-apartheid que eran considerados traidores, morían quemados vivos con un neumático alrededor del cuello.

"Fue un error", dijo Mbeki, uno de sus camaradas, que también denunció los excesos del MUFC.

"Para una persona como ella que desempeñó un papel crucial" en la lucha contra el apartheid, "manchar ese papel implicándose en cosas semejantes fue incorrecto", dijo el presidente.

"¿Todas sus decisiones fueron justas?" se preguntó el abogado de Winnie, Dikgang Moseneke. "No, no todas (...) ¿Ella tenía límites? Todos los héroes los tienen", indicó.

En 1991, Winnie Mandela fue hallada culpable por el secuestro de un adolescente, Stompie Seipei, que murió. Su sentencia de seis años de prisión fue conmutada, en apelación, con una multa y dos años de prisión en suspenso.

"Tenemos que reconocer que algo se hizo mal, terriblemente mal", estimó en 1997 el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, uno de sus más fervientes admiradores.

"Es verdad", admitió ella el mismo año ante la Comisión de la Verdad y Reconcialición, que la declaró "culpable política y moralmente de las grandes violaciones de derechos humanos" cometidas por el MUFC.

- 'Calumnias' -

"Hay que recordar también tanto las cosas buenas" que Winnie "hizo por este país como los errores que cometió", se atrevió a publicar el miércoles el diario sudafricano Sowetan, que tomó distancia de la mayoría de los medios nacionales.

"Mama no era un ángel (...) Después de todo, Winnie era simplemente un humano", insistió el diario.

Al gobierno no le gustaron estas "calumnias" sobre Winnie y denunció una "deformación malintencionada" de la verdad, especialmente por parte de los medios internacionales.

"Los intentos de presentar la herencia" de Winnie Mandela con señalamientos en su contra, recuerdan a la propaganda del régimen del apartheid, dijo furiosa Nomvula Mokoynane, ministra de Comunicaciones.

El líder de la izquierda radical, Julius Malema, un protegido de Winnie, también rechazó las críticas a "la madre de la nación" y acusó de "racistas" a quienes la insultaban.

"Incluso después de su muerte le tiene miedo", y por eso continúan desprestigiándola, lamentó Malema. "Pero las masas conocen la verdad", agregó.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.