Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Anders Thornberg, líder del Servicio sueco de Seguridad (Säpo), en Estocolmo en 2011. Thornberg ha advertido este lunes de que alrededor de 2.000 extremistas islámicos residen en Suecia, una cifra diez veces superior a la de hace menos de una década

(afp_tickers)

Suecia tiene alrededor de 2.000 extremistas islámicos en su territorio, informó el jefe de inteligencia del país nórdico, Anders Thornberg, este lunes, una cifra diez veces superior a la registrada hace menos de una década.

Anders Thornberg, líder del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), atribuyó el aumento principalmente a la sofisticada maquinaria de propaganda del grupo yihadista Estado Islámico.

A pesar de que pocos "extremistas" poseen "la voluntad y la capacidad" de llevar a cabo atentados, hay que encontrarlos y seguirlos de cerca, agregó Thornberg.

"Es importante que todo el mundo en Suecia asuma la responsabilidad de detener esta tendencia antes de que veamos un atentado o un acto de violencia", explicó Thornberg a la agencia de noticias sueca TT, en una entrevista publicada este lunes.

Suecia ha estado en alerta desde que un ciudadano uzbeko, que había mostrado signos de simpatía por grupos yihadistas, incluyendo el grupo EI, utilizó un camión robado para arrollar peatones en una concurrida calle comercial en Estocolmo el pasado 7 de Abril, dejando un saldo de cinco muertos y 15 heridos.

En los últimos años, Europa ha sufrido una serie de atentados terroristas, incluyendo ataques de gran escala como los de París, Bruselas y Berlín.

Thornberg añadió que de los aproximadamente 3.000 extremistas violentos que residen actualmente en Suecia, 2.000 tienen motivaciones islamistas. Los restantes son originarios de movimientos de extrema derecha y/o extrema izquierda.

Un informe de Säpo de 2010 estimaba que la cifra de extremistas islámicos violentos en el país escandinavo era de 200.

El Servicio de seguridad sueco había indicado con anterioridad que alrededor de 300 de sus ciudadanos habían viajado a Siria y/o a Irak para unirse al grupo EI desde 2012. Aproximadamente 140 han vuelto a Suecia, mientras que unos 50 habrían fallecido en el exterior.

AFP