Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro sueco, Stefan Lofven, posa para la foto junto a su homóloga alemana, Angela Merkel, el pasado 31 de enero en Estocolmo

(afp_tickers)

El Gobierno de Suecia renunció este sábado a imponer una tasa a las finanzas, una medida al que todo el sector financiero se oponía.

En su lugar, el Ejecutivo, que reúne a socialdemócratas y verdes, anunció que quiere aumentar del 0,09% al 0,125% el monto de cotizaciones de los bancos a un fondo de garantía.

"Esto representa 3.000 millones de coronas (unos 333 millones de dólares) antes de 2018 y 6.000 millones de coronas en 2019, lo que refuerza los ahorros financieros del Estado", dijo el ministro de los mercados financieros Per Bolund, en una rueda de prensa.

Dicho fondo, al que los bancos en Suecia contribuyen desde la crisis financiera de 2008, está previsto para amortiguar el coste de posibles rescates a instituciones financieras por parte de los contribuyentes.

Su cotización, que varía en función de la cantidad de activos y de su perfil de riesgo, logró 3.400 millones de coronas en 2016.

En 2015, el Gobierno anunció que quería poner fin a la ausencia de IVA en las actividades del sector financiero, una situación que consideraba como una ventaja fiscal.

Nombró a un comité de expertos para estudiar cómo conseguirlo. Este comité aconsejó una tasa equivalente al 15% de la masa salarial, una medida que podría haber aportado al Estado hasta 740 millones de dólares por año, una propuesta rechazada este sábado.

AFP