Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de Manhattan en Nueva York el 13 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

Un joven supremacista blanco que viajó a Nueva York con el objetivo de matar personas negras y asesinó a un hombre de 66 años fue inculpado el lunes de asesinato como acto de terrorismo y como crimen de odio, informó la fiscalía.

James Jackson, un exmilitar de 28 años de Baltimore (Maryland, este), fue acusado de asesinato en primer y segundo grado como acto de terrorismo y de asesinato en segundo grado como crimen de odio, así como de tres cargos por propiedad criminal de un arma.

Jackson se entregó a la policía al día siguiente de asesinar de varias puñaladas a Timothy Caughman, un hombre negro sin hogar de 66 años, un crimen cometido hace una semana poco antes de medianoche en pleno Manhattan.

"James Jackson acechó las calles de Nueva York durante tres días buscando a una persona negra para asesinar a fin de lanzar una campaña de terrorismo contra nuestra comunidad de Manhattan y los valores que celebramos", dijo el fiscal Cyrus Vance en un comunicado.

"James Jackson quería matar a hombres negros, planificó matar a hombres negros, y luego mató a un hombre negro. Eligió el centro de la ciudad como escena del crimen porque Manhattan es la capital del mundo, y un lugar donde las diferentes razas conviven y se aman unas a otras", añadió.

Al día siguiente de matar a Caughman en la calle 3 y la Novena Avenida, Jackson, unexmilitar que estuvo desplegado en Afganistán, se presentó en una comisaría en Times Square y contó que pertenecía a un grupo supremacista blanco, que hace más de una década odiaba a los negros y que viajó desde Baltimore a Nueva York para atacar a personas negras.

Para cometer el crimen, dijo que utilizó una espada con una hoja de 46 cm.

El asesinato tuvo lugar en momentos en que crecen los crímenes de odio en Estados Unidos, sobre todo en Nueva York, desde la elección de Donald Trump.

AFP