Muchos bancos de Estados Unidos rehuyen de gente como Hope Wiseman, que dirige un dispensario que vende marihuana para uso medicinal.

Pero un proyecto de ley para abrir los bancos a la industria del cannabis está generando optimismo a medida que se abre paso en el Congreso.

Wiseman, que opera un dispensario llamado Mary and Main, en Capitol Heights, una localidad vecina a Washington, atiende a pacientes de migrañas, enfermedades crónicas o depresión.

Se siente afortunada por tener ya una cuenta en un banco pero lamenta estar a merced del destino, porque en cualquier momento esa cuenta puede ser cerrada.

El uso medicinal de marihuana es legal en 33 estados y en Washington DC. Una docena de esos estados también la legalizaron con fines recreativos.

Pero para las leyes federales, la marihuana aún está clasificada como una droga dura tal como la cocaína, el LSD o la heroína.Y muchos bancos temen ser acusados de lavar dinero si manejan cuentas de personas vinculadas a la industria del cannabis.

El banco de Wiseman es uno de los pocos que aceptan ese tipo de clientes.

"Nos cobran tarifas muy caras porque el negocio es muy particular y estamos sujetos a su merced", dijo Wiseman, que abrió su negocio el año pasado.

Las transacciones se realizan principalmente en efectivo. Cuando el dinero es depositado demora varios días en ser acreditado y eso complica el pago a proveedores y empleados.

La tarjeta de débito de Wiseman solo sirve en transferencias en línea de criptomonedas. El banco no le da una tarjeta de crédito porque la considera un cliente peligroso. Y puede cerrarle la cuenta ante la menor sospecha de ilegalidad en una transacción.

- Un pequeño avance -

La extremada cautela de los bancos también afecta a organizaciones que normal u ocasionalmente se involucran en la industria del cannabis.

Jenn Michelle Pedini, directora de NORML, una de las principales organizaciones que abogan por legalizar la marihuana, dijo que tuvo problemas con el gobierno cuando su empresa asesoró a un vendedor de marihuana para instalar una compañía.

El negocio de la marihuana está en auge. Genera ingresos por unos 10.000 millones de dólares anuales, que podrían llegar a 56.000 millones en 2025, según los grupos pro-legalización.

Pero de los 11.000 bancos y otras entidades prestamistas de Estados Unidos, solo 700 trabajan con clientes del sector del cannabis, según el Departamento del Tesoro.

La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto para proteger de eventuales delitos federales la industria profesional de la marihuana y diversas compañías. El texto deberá ser aprobado por el Senado.

Los defensores del proyecto dicen que reduce el riesgo de robos y asaltos en un sector en donde reina el dinero en efectivo.

Empero, los detractores alegan que puede simplificar el acceso de los carteles de la droga al sistema financiero.

Tanner Daniel, vicepresidente de la asociación de banqueros de Estados Unidos (ABA), dijo que la aprobación del proyecto es un "paso necesario".

- Ingresos -

"ABA no toma partido por la legalización. El 99% de sus miembros sostiene que se necesitan más clarificaciones a nivel federal y de los estados", dijo Daniel en un foro en Washington.

Agregó que 75% de los integrantes de la asociación han cerrado cuentas de clientes potencialmente vinculados a la industria de la marihuana.

En el Senado, los republicanos fruncen el ceño con este tema.

El Congreso "no está listo para debatir el mérito de la legalización", dijo Michael Correia, del grupo de presión National Cannabis Industry Association.

"Será (debatida) estado, tras estado, tras estado, antes de llegar al nivel federal", dijo Correia.

Eso es lo que Thiru Vignarajah, un ex vicefiscal general de Maryland y candidato a la alcaldía de Baltimore, quiere hacer: legalizar la marihuana en la ciudad y esperar a que eventualmente después lo haga el estado.

Vignarajah propone tasar las ventas de marihuana con una criptomoneda respaldada y regulada por la ciudad e invertir mucho dinero en educación.

La legalización podría ayudar también a combatir el crimen en Baltimore; una de las ciudades más violentas de Estados Unidos, dijo.

"La tasa de asesinatos está entre las más altas del país. La guerra entre pandillas por la droga, es la causa de la abrumadora mayoría de esos casos", dijo Vignarajah a la AFP.

Admitió empero que la marihuana es solo una parte del problema de las drogas y legalizarla no es una panacea.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes