Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente tunecino, Beji Caid Essebsi, habla con familiares de sus guardias heridos en un atentado, el 24 de noviembre de 2015, en el centro de Túnez

(afp_tickers)

El presidente tunecino Beji Caid Essebsi decretó el martes el estado de emergencia en el país y toque de queda en la ciudad de Túnez y sus suburbios, tras un atentado contra un autobús de la seguridad presidencial en pleno centro de la capital, que dejó al menos 12 muertos.

Tras este incidente "doloroso, esta gran tragedia (...) proclamo el estado de emergencia por 30 días según los términos de la ley y un toque de queda en el Gran Túnez a partir de las 21H00 hasta mañana (miércoles) a la 05H00", declaró el jefe de Estado en un breve mensaje por televisión.

El portavoz de la presidencia, Moez Sinaui, precisó a la AFP que el toque de queda se mantendría "hasta nueva orden".

Al menos 12 agentes de la seguridad presidencial murieron y otros 20 resultaron heridos en la explosión de un autobús este martes, en lo que las autoridades calificaron de "atentado".

Una periodista de la AFP vio un autobús parcialmente calcinado cerca de la avenida Mohamed V. Numerosas ambulancias, bomberos y fuerzas de seguridad concurrieron al lugar de la explosión.

"La mayoría de los agentes que estaban en el autobús murieron", declaró una fuente de seguridad presente en el lugar de los hechos.

El ministerio del Interior no pudo precisar cuántas personas había en el vehículo.

Un empleado bancario en el sector afirmó a la AFP haber escuchado "una fuerte explosión y vio al autobús en llamas".

El primer ministro tunecino, Habib Essid, y el ministro del Interior, Najem Gharsallim, se trasladaron al lugar del drama.

La seguridad fue reforzada en la avenida Habib Burguiba, ubicada en las proximidades del lugar de la explosión, donde se encuentra precisamente el ministerio del Interior.

- Cuatro años de escalada yihadista -

Desde Washington, el presidente francés condenó en la jornada "con la mayor firmeza el cobarde" atentado en Túnez, informó El Elíseo.

"En Túnez, como en París, es el mismo combate de la democracia contra el oscurantismo", subrayó Hollande. "Francia está más que nunca junto a Túnez, con sus autoridades y fuerzas de seguridad en estos momentos dolorosos", añade el comunicado.

También Estados Unidos "condenó con firmeza el ataque terrorista" de Túnez, en un comunicado del Departamento de Estado, y asegura que seguirá "apoyando al pueblo tunecino que se esfuerza por construir un porvenir democrático y próspero para su país".

En una declaración unánime, los 15 miembros del Consejo de Seguridad solicitaron a los miembros de la ONU que "cooperen activamente con las autoridades tunecinas" para llevar ante la justicia a los responsables y ejecutores de este "acto de odio".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también condenó este ataque. "Las Naciones Unidas se mantendrán junto al pueblo tunecino en su lucha contra el flagelo del terrorismo y en sus esfuerzos por consolidar y fortalecer la democracia", dijo Ban.

- Joven pastor decapitado -

Túnez, que se enfrenta desde su revolución, que provocó la caída del régimen de Zine el Abidine Ben Ali en enero de 2011, a un ascenso de la influencia yihadista, responsable de la muerte de decenas de policías y militares, vivió este año dos atentados revindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en tres meses.

Así, 60 personas murieron en los atentados del museo del Bardo, en Túnez, en marzo pasado, y en un hotel en la costa en Port El Kantaui, el 26 de junio.

La víspera, un grupo yihadista reivindicó a través de internet en nombre del Estado Islámico (EI) la decapitación de un joven pastor tunecino, de apenas 16 año de edad, al que acusaba de haber informado al ejército sobre sus movimientos en la región de Sidi Buzid (centro-oeste).

La decapitación de este adolescente, el 13 de noviembre, provocó emoción y cólera en Túnez. Sus asesinos ordenaron a alguien cercano a la víctima, otro adolescente testigo de la escena, llevar la cabeza envuelta en plástico a su familia.

AFP