Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personal médico atiende al hombre de unos 40 años que fue rescatado entre los escombros del edificio derribado por el terremoto, este lunes 8 de febrero en la ciudad de Tainan, al sur de Taiwán

(afp_tickers)

Una niña de ocho años y tres adultos fueron extraídos con vida este lunes de entre los escombros de un complejo residencial destruido por el fuerte terremoto del pasado sábado al sur de Taiwán, donde los supervivientes se interrogaban sobre los posibles fallos de seguridad.

El seísmo de 6,4 grados de magnitud que sacudió la isla causó 37 muertos. La mayoría perecieron al derrumbarse un complejo en la ciudad de Tainan, que comprendía 100 viviendas. Este lunes, seguían sepultadas un centenar de personas.

Una niña de ocho años fue sacada de los escombros más de 60 horas después de la catástrofe, comprobaron periodistas de la AFP, que la vieron tumbada en una camilla. Un hombre de 40 años fue también sacado de entre los cascotes con ayuda de una grúa.

Los servicios de socorro cuentan que trataron durante 20 horas de sacarlo, sin éxito porque su pierna estaba atrapada. Finalmente pudo salir, pero le tuvo que ser amputada.

Igualmente se logró sacar a una mujer de 45 años, a la que los equipos de socorro oyeron gritar. Su estado de salud es estable. Los socorristas encontraron sin embargo los cadáveres de su marido y su hijo de dos años, y seguían buscando a otros cinco miembros de su familia.

Más tarde fue salvada otra mujer, de 28 años de edad. Los equipos desplegados, que esperan salvar a más víctimas, se sirven de grúas, excavadoras, perros y diversos equipamientos en busca de rastros de vida. Pero sus esfuerzos se están viendo dificultados por la necesidad de apuntalar unas ruinas muy inestables.

- Continúan búsquedas -

El presidente taiwanés en funciones, Ma Ying-jeou, ha prometido que el Gobierno hará lo posible para encontrar a todos los supervivientes en "72 horas que son de oro", es decir aquellas tras las cuales es muy difícil encontrar a más gente con vida.

"Seguiremos hasta el último momento. Las 72 horas decisivas para los socorristas son la norma, pero hay muchas excepciones", hizo valer el dirigente tras visitar a los heridos hospitalizados en Tainan.

Entre ellos había una mujer que perdió a su bebé de diez días y a su marido. Sus otros dos hijos están en paradero desconocido.

Los taiwaneses celebraban este lunes, como muchos otros asiáticos, el inicio del Año del mono. En este periodo las familias suelen reunirse, y las autoridades creen que en el edificio derrumbado había más gente de la habitual.

La fiscalía ha abierto una investigación sobre las causas del derrumbe, mientras que los supervivientes, sus familias y la prensa local empezaban a criticar las fallas en materia de seguridad.

La presidenta electa, Tsai Ing-wen, que asumirá el poder en mayo, declaró que el nuevo gabinete hará de la seguridad de los edificios una de sus prioridades.

"En todo Taiwán hay muchos edificios viejos. Se pasará en revista su resistencia a los temblores de tierra y a las demás catástrofes", dijo al visitar a supervivientes ingresados en hospitales.

Taiwán está cerca del punto de contacto de dos placas tectónicas, por lo que a menudo se ve afectado por terremotos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP