Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño rohinyá, cerca de varias tiendas improvisadas en el campo de refugiados de Balakhali, cerca de Ukhia (sureste de Bangladés), el 22 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

La situación en Bangladés ha alarmado a Naciones Unidas y a las ONG, que hicieron un llamamiento de ayuda para evitar una catástrofe sanitaria a causa de la escasez de alimentos, de agua y de campamentos llenos de excrementos.

La ONU afirmó este viernes que se necesitarán 167 millones de euros (200 millones de dólares) en los seis próximos meses para hacer frente a la "catastrófica" crisis humanitaria de los refugiados rohinyás, procedentes de Birmania.

"Se dan todas las condiciones para que se declare una epidemia y que ésta se transforme en una catástrofe de gran amplitud", explicó Robert Onus, coordinador de emergencias de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), en un comunicado publicado el jueves por la noche.

MSF teme que se declare una epidemia de cólera y sarampión.

Más de 429.000 musulmanes rohinyás huyeron a Blangladés en las últimas semanas para escapar de una campaña de represión ejecutada por el ejército birmano que la ONU tildó de "limpieza étnica".

A su llegada a Bangladés, los miembros de esa minoría de Birmania se encuentran con unos campamentos desbordados y se ven obligados a instalarse en las colinas o bajo toldos al borde de las carreteras. Las lluvias torrenciales de los últimos días transformaron la zona en un lodazal.

"Los campamentos están superpoblados en este momento, literalmente desbordados", declaró en Ginebra Andrej Mahecic, portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que evocó el riesgo de enfermedades.

"El terreno es montañoso, sujeto a deslizamientos de tierra, y no hay letrinas. Cuando caminamos por el campamento, chapoteamos en agua sucia y heces", explicó Kate White, coordinadora médica de emergencias de MSF.

La minoría birmana rohinyá está considerada como una de las comunidades más perseguidas del mundo. Antes de la crisis actual, alrededor de un millón vivían en Birmania, un país que les retiró la ciudadanía y en el que son considerados extranjeros desde 1982.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP