Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mauricio Macri habla durante una rueda de prensa que ofreció el pasado 4 de diciembre en Santiago de Chile

(afp_tickers)

El tironeo sobre dónde realizar el traspaso de mando en Argentina entre la presidenta saliente, Cristina Kirchner, y el mandatario electo, Mauricio Macri, sumó un nuevo capítulo el sábado, después de que el segundo dijera que será en la Casa de Gobierno, a riesgo de que ni siquiera se concrete.

A cinco días de asumir nadie sabe dónde se entregarán los atributos de mando, el bastón y la banda presidencial símbolos del cambio de gobierno en Argentina. Mientras Kirchner desea entregarlos en el Congreso, Macri quiere recibirlos en la Casa Rosada.

A tal punto llega el desacuerdo, que el sábado Macri se comunicó telefónicamente con Kirchner para informarle sobre el programa oficial de los actos del próximo 10 de diciembre", según un comunicado de Cambiemos, la alianza de centroderecha que ganó la segunda vuelta electoral el 22 de noviembre pasado.

"Espero que la presidenta entienda, le pido que reconsidere", dijo Macri por la noche en un popular programa de televisión. Según confió, Kirchner "insistió en su punto. Hay que reconocer que, cuando a la presidenta se le mete una idea en la cabeza, es difícil que la cambie".

Un comunicado firmado por el vicepresidente saliente y presidente del Senado, Amado Boudou, indicó que puso a disposición de Macri las invitaciones para "la ceremonia de transmisión del mando a realizarse el día 10 de diciembre a las 12 horas ante la Asamblea Legislativa en el edificio del Congreso Nacional".

El eje de la disputa es la convocatoria de militantes kircheristas ante el Congreso el jueves para despedir a la presidenta.

Consultado sobre si ésa era la razón de su insistencia, Macri aseguró que la movilización kirchnerista es "una cuestión pequeña" y que si Kirchner no le entrega los atributos en la Casa Rosada se "los entregará la Corte Suprema".

Más temprano la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, le restó importancia a la ceremonia.

"Es una cuestión simbólica, no es algo necesarísimo para que el presidente sea presidente. Vamos a ser gobierno desde las cero horas del 10 de diciembre, y si no se puede, no habrá traspaso de atributos", afirmó Michetti a una radio de Mendoza.

Según Michetti, Kirchner "tiene la idea de tener un acto en el Congreso del estilo que ellos han fogoneado siempre, con la juventud de La Cámpora (agrupación kirchnerista) y todos los sectores que los han apoyado siempre, y hacer un acto de festejo a la presidenta saliente, y no lo podemos permitir, porque es un evento que se televisa al mundo entero".

"Si ella no quiere ir, tampoco la podemos obligar", dijo en tanto a Radio Mitre el sucesor de Macri en la alcaldía de Buenos Aires y hombre de su confianza, Horacio Rodríguez Larreta.

En tono similar el jefe de gabinete saliente, Aníbal Fernández, sostuvo que si Macri "no los quiere recibir en el Congreso, que no los reciba".

AFP