Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Tensiones entre países garantes antes de nuevas conversaciones sobre Siria

Varias personas pasan ante un edificio dañado por la explosión en una base de yihadistas asiáticos en la ciudad de Idlib, el pasado lunes 8 de enero al noroeste de Siria

(afp_tickers)

Turquía exhortó este miércoles a Rusia e Irán a "asumir sus responsabilidades" y detener una ofensiva del régimen sirio contra una provincia rebelde, señal de las tensiones crecientes entre los patrocinadores de los beligerantes antes de una nueva ronda de conversaciones.

"Irán y Rusia deben asumir sus responsabilidades en Siria" y pedir al régimen de Damasco que ponga fin a su ofensiva en la provincia rebeldes de Idlib (noroeste), declaró el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu.

Turquía, que coopera estrechamente desde hace meses con Rusia en la crisis siria, presiona en estos días a Moscú y Teherán a medida que las fuerzas del régimen de Damasco acentúan sus bombardeos en Idlib.

La provincia noroccidental de Idlib, fronteriza con Turquía, es la única que escapa totalmente al control de Damasco. Está dominada por el antiguo Frente al Nusra, la ex rama siria de Al Qaida.

"Si ustedes son los padrinos, deben detener al régimen (...) Está avanzando en Idlib", dijo Cavusoglu, dirigiéndose a Moscú y Teherán.

El martes, el Ministerio de Exteriores turco convocó, según fuentes diplomáticas, a los embajadores de Irán y Rusia en Ankara para hablarles de su "malestar" ante la ofensiva contra los rebeldes moderados de Idlib.

Estas tensiones se producen antes de una cumbre que debe reunir los próximos 29 y 30 de enero al régimen y los opositores sirios en Sochi (Rusia), con miras a buscar una salida a este conflicto que se ha cobrado más de 340.000 vidas desde 2011.

- De la crisis a la cooperación -

Tras una grave crisis diplomática provocada por la destrucción en noviembre de 2015 de un avión militar ruso por la aviación turca, Ankara y Moscú mejoraron sus relaciones y cooperan en el conflicto sirio.

Pero subsisten profundos desacuerdos entre Turquía, que apoya a los rebeldes, y Rusia -sostén junto a Irán del régimen de Damasco-, en especial sobre el futuro del presidente sirio Bashar al Asad, calificado de "terrorista" por el presidente turco Recep Tayip Erdogan.

Ankara rehúsa además la participación de grupos kurdos sirios en la reunión de Sochi, como reiteró el miércoles Cavusoglu.

"Rusia tendrá dificultades en aportar una solución política (...) y hay una falta de claridad en lo referente a la participación" en la reunión, indica un diplomático europeo, que se declara "escéptico" sobre el éxito de este encuentro.

La situación en Idlib es escrutada de muy cerca por Turquía, que ha desplegado tropas en esta provincia siria fronteriza para instalar en ella puestos de observación, todo en el marco de la creación de las "zonas de distensión" negociadas por Moscú, Ankara y Teherán.

Turquía teme además un flujo de refugiados hacia su territorio si se amplía la ofensiva del régimen sirio.

Para añadir más tensiones, Rusia expresó su enojo tras un ataque contra sus bases en Siria mediante drones lanzados, según Moscú, desde la provincia de Idlib.

Diez "drones cargados de explosivos" atacaron durante la noche del 5 al 6 de enero la base aérea rusa de Hmeimim y otros tres la de la Flota rusa en Tartús (Siria), sin causar víctimas ni daños materiales, según el ministerio de Defensa ruso.

Citado este miércoles por el diario Krasnaia zvezda, el ministerio indicó haber pedido a los jefes del Estado Mayor y del servicio de inteligencia turcos que "impidan ataques similares de drones".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes