El proceso contra Bankia, símbolo de la crisis bancaria en España, culminó este martes en Madrid con el exdirector del FMI Rodrigo Rato en el banquillo con una petición de ocho años y medio de cárcel, señaló una fuente judicial.

Tras más de diez meses de audiencias, la sentencia deberá conocerse "en los próximos meses", explicó a la AFP una portavoz de la Audiencia Nacional.

Este alto tribunal, encargado de causas financieras complejas, debe esclarecer la entrada a bolsa del banco Bankia en 2011, salpicada por acusaciones de fraudes.

Un año después, la entidad fue salvada in extremis de la quiebra por una importante inyección pública que obligó al Estado a solicitar a la Unión Europea un préstamo de 41.300 millones de euros para evitar el desplome de su sector bancario.

Solo Bankia, nacionalizada de urgencia, absorbió más de la mitad, unos 22.000 millones de euros.

La fiscalía solicitó ocho años y medio de prisión para Rodrigo Rato, presidente de Bankia entre 2010 y 2012, acusado de falsedad contable y estafa a los inversores.

El ministerio público también reclamó penas de prisión que van desde los seis meses a los seis años para 14 de los 32 acusados, entre los que figuran cuatro altos responsables del banco.

En su entrada a bolsa en 2011, Bankia se presentó como una entidad muy rentable y, ayudada por una vasta campaña publicitaria, sedujo a 300.000 pequeños accionistas que verían cómo sus ahorros se desvanecían poco después.

Para el colectivo ciudadano 15MpaRato, que presentó una de las primeras denuncias en este proceso, se trataba de "una campaña para atrapar a ahorradores".

En 2012, Bankia reconoció que el año de su introducción a bolsa había sufrido pérdidas por 3.000 millones de euros.

El martes, Rodrigo Rato pidió la "absolución". "No hemos tenido otro objetivo que la defensa de los intereses de nuestros accionistas", defendió.

Durante el proceso había afirmado que el Banco de España nunca advirtió a los dirigentes del banco a pesar de que conocía todas las "entrañas" de Bankia.

Rato, director del Fondo Monetario Internacional entre 2004 y 2007 y ministro de Economía y vicepresidente durante el mandato del conservador José María Aznar (1996-2004), cumple ya una pena de cuatro años y medio por un delito de apropiación indebida durante su época en Bankia.

Además tiene pendientes otras causas por corrupción y fraude fiscal.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes