Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, conversa con la canciller de Suecia, Margot Wallstrom (D), en el marco de una reunión en Bruselas con sus homólogos de la UE y la OTAN, en la sede de esta última organización, el 5 de diciembre de 2017.

(afp_tickers)

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, se reunía este martes en Bruselas con sus homólogos de la UE y la OTAN, para expresar su determinación frente a Corea del Norte, pero sin lograr evitar las divergencias en temas como el estatus de Jerusalén.

Es difícil mostrar una armonía transatlántica cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, podría reconocer Jerusalén como capital de Israel, lo que haría imposible, según los europeos, la creación de un Estado palestino junto al Estado hebreo.

"Cualquier acción que separase el esfuerzo (de una paz negociada en Oriente Medio) debe evitarse", advirtió la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, al lado de su homólogo estadounidense, justo antes de un almuerzo con los 28 ministros de Relaciones Exteriores de la UE.

"Debe encontrarse una solución a través de las negociaciones para resolver el estatus de Jerusalén -ocupada y anexionada por Israel- como futura capital de dos Estados (israelí y palestino), con el objetivo de responder a las aspiraciones de las dos partes", insistió.

Tillerson, que permaneció en silencio sobre esta cuestión explosiva, prefirió insistir sobre "el fuerte compromiso de Estados Unidos" con la Unión Europea y sus "objetivos de seguridad comunes".

El secretario de Estado agradeció a la UE su "posición determinada" frente a Corea del Norte, a quienes los europeos impusieron duras sanciones.

- 'Irritación' -

Mogherini defendió asimismo una vez más el acuerdo nuclear con Irán, fuertemente cuestionado por Donald Trump, calificándolo de "gran prioridad estratégica para la UE".

Ante Tillerson, que enumeró los descontentos de Estados Unidos con Teherán -recientes lanzamientos de misiles balísticos en el conflicto sirio y Yemen-, consideró que había que "abordarlos fuera del acuerdo".

"El objetivo (del almuerzo) es hacer todo lo posible para no alejarnos demasiado los unos de los otros. Nos necesitamos pese a las recientes fricciones", resumió el jefe de la diplomacia alemana, Sigmar Gabriel.

"Creo que debemos continuar buscando vías comunes con Estados Unidos", insistió Gabriel.

Rex Tillerson debe reunirse a continuación con sus pares de la Alianza Atlántica durante dos días de consultas, empezando por los grandes desafíos de seguridad actuales: Corea del Norte y Rusia.

"El lanzamiento la semana pasada de un misil balístico intercontinental demostró que todas las naciones aliadas podían estar al alcance" de Pyongyang, insistió el lunes el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

"Nuestros socios en la región están en peligro (...), así que el mundo entero debe ejercer una gran presión a Corea del Norte", estimó Stoltenberg, recordando que los 29 países de la OTAN "fueron claros y constantes en sus condenas" contra el ensayo nuclear de principios de septiembre y de los lanzamientos de misiles por Pyongyang.

Aunque los europeos siempre se han sentido a salvo, mostraron una firmeza sin fisuras endureciendo aún más sus sanciones económicas contra Pyongyang a la vez que pidieron resolver pacíficamente esta crisis.

- 'Hacer el trabajo' -

Pero más allá de esta unidad frente a Corea del Norte, muchos temas continúan dividiendo a los socios de una y otra parte del Atlántico.

Comenzando por la lucha contra el calentamiento global, después de que Donald Trump retirara a Estados Unidos del acuerdo de París. La UE se muestra preocupada también por su cuestionamiento sobre los acuerdos comerciales multilaterales, de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de la ONU.

"La UE continúa apoyando con fuerza el multilateralismo, la ONU y un orden internacional basado en reglas", reiteró Mogherini.

Incluso la OTAN, organización de cooperación militar transatlántica históricamente dominada por Estados Unidos, fue criticada por Trump, que no esconde su exasperación ante el desigual "reparto de la carga" y reclama sin contemplaciones a sus aliados europeo y canadiense que aumenten su presupuesto militar.

La gira europea de Rex Tillerson comienza tras nuevas tensiones entre el antiguo director general de ExxonMobil y Trump.

Los medios estadounidenses informaron la semana pasada que la Casa Blanca contemplaba remplazarlo próximamente por el director de la CIA Mike Pompeo al frente del departamento de Estado, incluso obligarle a dimitir.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP