Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, recibe al secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson (izq), a su llegada el 12 de julio de 2017 a Yedá (oeste) para mediar en la crisis diplomática en el Golfo

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se reunió este miércoles en Yedá, en Arabia Saudita, con sus homólogos del cuarteto anti-Catar, en su misión de mediación en la inédita crisis diplomática en el Golfo.

Tillerson ya había viajadó a Doha y Kuwait, otro de los mediadores en la disputa que enfrenta a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto con Catar, al que le recriminan su apoyo a grupos extremistas y sus vínculos con el Irán chiita.

Catar y Estados Unidos anunciaron el martes la firma de un acuerdo sobre "lucha contra la financiación del terrorismo", en un intento de responder a las acusaciones de los adversarios de Doha.

Pero el cuarteto enseguida consideró que el acuerdo es "insuficiente" para comenzar a solucionar la crisis.

Consciente de la dificultad de su tarea, Tillerson fue recibido por el rey Salmán de Arabia Saudita poco después de llegar a Yedá, al final de la mañana de este miércoles.

También se reunió con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, y las dos partes subrayaron la solidez de los vínculos entre Riad y Washington.

Tillerson se encontró después con los ministros de Relaciones Exteriores saudita, emiratí, bareiní y egipcio. No hubo rueda de prensa ni declaraciones posteriores.

Estos cuatro países rompieron relaciones con Catar el 5 de junio y le impusieron sanciones económicas, entre ellas el cierre de su única frontera terrestre, con Arabia Saudita.

- "Erradicar el terrorismo" -

Para revertir las sanciones, los cuatro países árabes exigieron el 22 de junio el cumplimiento de 13 exigencias, entre ellas el cierre de la cadena de televisión Al Jazeera y de una base militar turca, además de la revisión de las relaciones con Irán, principal rival regional de Arabia Saudita sunita.

El ministro de Estado para Relaciones Exteriores emiratí, Anuar Gargash, lanzó un violento ataque contra esta cadena en una carta publicada este miércoles, acusándola de antisemitismo y de promover el odio y la violencia.

Responde así al Alto Comisionado de la ONU de Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, quien había expresado su preocupación a finales de junio por los llamamientos al cierre de Al Jazeera, considerándolos un ataque contra la libertad de prensa.

Doha rechazó estos requerimientos en su conjunto, al considerar que violan su soberanía.

Tillerson esperaba capitalizar el acuerdo de Doha, basado según dijo el martes en la decisión de "erradicar de la Tierra el terrorismo", tomada durante una cumbre a finales de mayo en Riad, junto a medio centenar de dirigentes musulmanes y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Pero los cuatro adversarios son intransigentes. "Una solución temporal no es una [iniciativa] sensata", comentó Gargash.

- Catar, desafiante -

Catar, por su parte, se mantiene desafiante.

Comenzó a importar por vía aérea 4.000 vacas para producir leche, para atenuar los efectos del embargo impuesto por sus vecinos.

Su ministerio de Defensa anunció en Twitter el martes por la noche la llegada de un quinto contingente del ejército turco a Catar, donde Ankara cuenta con la base militar que el cuarteto exige que cierre.

Irán volvió a criticar este miércoles las sanciones económicas impuestas a Catar. Desde su entrada en vigor, Teherán ayudó a Doha aumentando sus exportaciones de productos alimentarios al emirato.

"El uso de la amenaza, de presiones y el bloqueo contra vecinos, especialmente Catar, es un método equivocado y todo el mundo debe intentar reducir estas tensiones en la región", afirmó el presidente iraní, Hasan Rohani, al recibir al ministro de Exteriores de Omán, Yusef bin Alaui bin Abdalá.

Fiel a su tradición, Omán se mantiene neutral en el conflicto. Mantiene sus relaciones con Catar y esta semana se unió a las negociaciones para resolver la crisis lideradas por Kuwait y Estados Unidos.

La visita a la región de Tillerson es la última de una serie de viajes de diplomáticos, tanto de la ONU y de ministros de Exteriores de países europeos, para intentar solucionar el conflicto diplomático.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, visitará el Golfo el fin de semana, con escalas en Catar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP