Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados indios forman durante el funeral de un camarada muerto en enfrentamientos armados en la región de Cachemira, este martes 20 de septiembre en Gaya (India)

(afp_tickers)

Tropas indias y paquistaníes intercambiaron disparos este martes a lo largo de la línea fronteriza entre India y Pakistán en Cachemira, dos días después de un sangriento ataque contra una base militar india en esa disputada región del Himalaya.

Según el coronel Rajesh Kalia, portavoz del Ejército indio, hubo "una violación del alto el fuego" a lo largo de la línea de control (LoC), frontera de facto entre las dos potencias nucleares, en el sector Uri de Cachemira.

Un responsable de la policía dio cuenta a AFP bajo el anonimato de "disparos de armas de pequeño calibre".

En esta misma zona, un grupo de rebeldes atacó una base militar india el domingo, matando a 18 soldados, el peor ataque en la región en casi 15 años.

Nueva Delhi responsabilizó del ataque contra la base de Uri al grupo yihadista Jaish e Mohamad, que opera desde el vecino Pakistán.

El militar también informó de que el ejército frenó otro intento de penetrar en su territorio en esa misma zona. "Entre 10 y 12 terroristas (...) fueron interceptados y su tentativa de infiltrarse fracasó", declaró el coronel Kalia.

La agencia Press Trust of India informó de que diez rebeldes fueron abatidos en la operación, un balance que no pudo ser confirmado.

En otro intento de penetrar en territorio indio un poco más al sur, en la localidad de Nowgam, un soldado murió en un intercambio de disparos.

"Este segundo intento de infiltración ejecutado por un número no determinado de terroristas también fue desbaratado", señaló el coronel Manish Kumar. "Desafortunadamente perdimos un soldado", agregó.

- Tensión en la zona -

Desde 2003, rige un alto al fuego en esta zona reivindicada por India y Pakistán, que ha sido violado de forma ocasional.

India acusa a Pakistán de brindarles armamento y apoyar las incursiones de rebeldes en su territorio.

Tras el ataque del domingo, el primer ministro indio, Narendra Modi, ha prometido castigar a los responsables.

Durante la campaña electoral, Modi prometió adoptar una postura más firme y varios sectores de su partido y veteranos de guerra claman por una respuesta más contundente.

El domingo, el ministro del Interior, Rajnath Singh, acusó a Pakistán de dar un "apoyo directo y sostenido al terrorismo y a los grupos terroristas" y pidió que el país sea aislado en las instancias internacionales.

India y Pakistán se disputan Cachemira desde 1947, y ambos reivindican la totalidad de esta región montañosa. Grupos rebeldes combaten a las tropas indias desplegadas en la región con el fin de lograr la independencia o un acercamiento con Pakistán.

La muerte el 8 de julio del carismático rebelde Burhan Wani, a manos de las fuerzas de seguridad indias, incendió la región.

En poco más de dos meses, 87 civiles han muerto y miles han resultado heridos en protestas contra el Gobierno indio. Los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad indias son habituales. Se estima que Nueva Delhi tiene desplegados en la zona unos 500.000 efectivos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP