Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Pierre Moscovici el 11 de febrero de 2016 en Bruselas

(afp_tickers)

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, llamó este jueves a cerrar "lo antes posible" las negociaciones con Grecia en el marco del tercer programa de rescate y consideró que "todo atraso sería nefasto para la economía griega".

"Debemos concluir la revisión [del programa de rescate] lo antes posible (...) todo atraso sería nefasto para la economía griega", dijo Moscovici a periodistas en Bruselas.

Los representantes de las instituciones acreedoras de Grecia --Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional-- regresaron de Atenas, según una portavoz de la Comisión Europea, en donde se encontraban finalizando la primera revisión del programa de rescate acordado en julio por 86.000 millones de euros.

"Estamos cerca de un acuerdo (...) quedan unos pocos elementos para finalizar", añadió Moscovici precisando que para concluir la revisión las medidas reclamadas tienen que ser aprobadas por el Parlamento griego.

La conclusión de esta primera revisión del programa permitirá desbloquear otro tramo del rescate por al menos 5.400 millones de euros, para que Atenas salde vencimientos con el BCE en julio.

Pero alcanzar ese punto está en suspenso, en parte por las las disensiones entre los acreedores europeos y el FMI.

Las proyecciones de los acreedores europeos apuntan a que las medidas que adoptará Grecia le permitirán un excedente fiscal primario (sin los intereses de la deuda) de 3,5% del PIB en 2018, año en que finaliza el programa.

Para el FMI, que aún no decidió si participa en el rescate, este objetivo no es realista.

Los acreedores europeos y el FMI convinieron por lo tanto a mediados de abril en Washington pedirle a Grecia un nuevo paquete de medidas de austeridad llamadas de "contingencia", que sólo se implementarían si Atenas no alcanza el objetivo fijado.

Pero esta condición enfureció al primer ministro Alexis Tsipras que pidió el miércoles sorpresivamente la organización de una cumbre extraordinaria.

El mismo día, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, le negó esta cumbre y pidió en cambio que se organizara "lo antes posible" una reunión del Eurogrupo.

Reunidos en Amsterdam el fin de semana los ministros de Finanzas apuntaban a volver a reunirse para finalizar las negociaciones con Grecia este jueves. Pero sin un acuerdo sobre las medidas de contingencia el encuentro fue cancelado. Probablemente se organice la próxima semana, dijo el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Moscovici reconoció que era "difícil para cualquier Parlamento legislar por adelantado (...) pero es necesario tener un mecanismo que se active automáticamente en caso de que se necesiten más ajustes".

Los acreedores ven como una garantía la ratificación de estas medidas por el Parlamento griego, porque darían credibilidad al mecanismo de contingencia.

Atenas propone en cambio proceder a recortes si es necesario, sin especificar en qué sectores.

Con la primera revisión del programa finalizada, esto es con las medidas reclamadas a Atenas puestas en marcha, la discusión sobre la astronómica deuda de Grecia, que alcanza 180% del PIB, podría comenzar, uno de los reclamos del FMI.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP