Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un área inundado en Falcón, a 42 km de Asunción, el 26 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Dos hombres fallecieron este lunes mientras intentaban realizar tareas para mitigar los daños eléctricos provocados por las inundaciones en Paraguay, y elevaron a seis el número de muertos que ha dejado la crecida de ríos, obligando a la evacuación de 140.000 personas en la última semana.

Un funcionario de la compañía estatal de electricidad (Ande) falleció por una descarga eléctrica cuando intentaba reponer el fluido eléctrico en San Patricio, distante a 200 km al sureste de Asunción, y se sumó a otro empleado que perdió la vida cuando realizaba una poda de árboles cerca del tendido eléctrico en el barrio Sajonia de la capital paraguaya, reportó la policía.

Otras cuatro personas fallecieron aplastadas por árboles cuando se desplazaban en sus vehículos en plena tormenta en el área metropolitana de la capital, el jueves en víspera de Navidad.

En las últimas semanas, varias zonas quedaron sin energía eléctrica debido a las fuertes tormentas y vientos huracanados que se abatieron sobre extensas regiones del territorio, informaron portavoces de la Dirección de Meteorología.

Las copiosas lluvias aceleran las inundaciones de ríos y arroyos, fenómeno que ya produjo más de 90.000 desplazados en el área de Asunción y otras 50.000 en el resto del litoral del río Paraguay.

El presidente Horacio Cartes visitó este lunes a los damnificados de las ciudades de Alberdi y Pilar, distantes a 230 y 430 km de Asunción respectivamente, a quienes alentó a soportar las alarmantes crecidas.

"Entiendo que no quieran abandonar su hogar, pero quiero que sepan que hay alternativas. Tenemos lugares en Asunción. No obstante, respetaremos su decisión", expresó el jefe de Estado a pobladores de Alberdi.

Los técnicos de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) advirtieron a la población de Alberdi, vecina con la ciudad argentina de Formosa, que el muro de contención de las aguas puede ceder si continúa subiendo el río.

La masa hídrica subió este lunes dos centímetros a la altura de Asunción y se encuentra a un metro de su pico histórico de 1983, cuando alcanzó nueve metros e inundó el puerto y las principales calles céntricas.

"Es una situación de la naturaleza con la que hay que convivir", dijo Cartes a los damnificados de Alberdi.

El ministro de Hacienda (Finanzas), Santiago Peña, dijo a la AFP que el gobierno prevé comenzar en enero un gigantesco muro de contención que abarcará todo el litoral asunceño (Costanera Norte y Costanera Sur) por unos 300 millones de dólares.

Parte de la financiación será proveída por los Fondos Estructurales del Mercosur (Focem).

"El gobierno está decidido a hacer estas obras. No podemos seguir exponiendo a la población a los problemas que acarrea la crecida", enfatizó.

Peña estimó en 10 millones de dólares el costo en daños que conlleva cada inundación solo en la capital. La actual es el tercer pico de crecida en el 2015, relacionado con el fenómeno El Niño.

AFP