Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Toshiba, Masashi Muromachi, anuncia los resultados de la compañía el 4 de febrero de 2016 en Tokio

(afp_tickers)

El conglomerado industrial japonés Toshiba anunció este jueves la venta de su filial de equipos médicos a su compatriota Canon, confirmando una transacción esperada.

El montante de la cesión del 100% de la filial Toshiba Medical Systems Corporation (TMSC) asciende a 665.500 millones de yenes (5.900 millones de dólares).

Toshiba prevé registrar "si es posible" teniendo en cuenta los plazos una ganancia excepcional de 590.000 millones de yenes en sus cuentas del ejercicio 2015-16 que cerrará a finales de marzo.

Canon fue preferida a otro candidato japonés, Fujifilm Holdings, que pidió el miércoles explicaciones a Toshiba sobre las razones de esta elección.

El anuncio de este jueves confirma la decisión, aunque todavía falta la luz verde de las autoridades de competencia. Desde el punto de vista de Toshiba, dado el escaso peso de Canon en el sector médico, la aprobación será más fácil de conseguir que si se tratara de Fujifilm, que tiene ya numerosas actividades médicas (endoscopios, equipos de radiografía, etc.).

Toshiba tiene prisa por cerrar esta operación porque querría presentar un mejor balance que la pérdida anual de 710.000 millones de yenes que se anticipaba hasta ahora.

"Toshiba estudió minuciosamente el conjunto de las propuestas recibidas (...) y consideró que la oferta de Canon era superior a la de otras compañía", declaró el grupo.

TMSC fabrica dispositivos de resonancia magnética nuclear (NRM) y de tomografía computarizada (CT-scan). La facturación anual del grupo es de 400.000 millones de yenes (3.550 millones de dólares).

La operación permitiría a Canon expandir su actividad en el ámbito de la medicina, sobre todo en el sector de la oftalmología.

Toshiba decidió reducir de manera sustancial sus actividades en el marco de un plan de reestructuración elaborado para superar las consecuencias de un escándalo contable.

La cesión de divisiones y filiales podría reducir sus ingresos anuales en más de un billón de yenes (8.900 millones de dólares), en tanto que su facturación en el año fiscal 2016/17 podría caer por debajo de los 5 billones de yenes por primera vez desde mediados de los años 90.

La facturación de Toshiba registró un récord de 7,6 billones de yenes en 2007-2008. Pero el grupo se hundió en la crisis a causa de la revelación de artilugios financieros ideados para inflar sus beneficios. Tres presidentes del conglomerado y muchos de sus colaboradores se vieron implicados en el escándalo. Esas prácticas, reveladas en 2015, sirvieron para escamotear las dificultades de varias divisiones de la empresa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP