Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la japonesa Toshiba, Masashi Muromachi, habla durante una conferencia de prensa en la sede de la empresa en Tokio, el 18 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El conglomerado industrial japonés Toshiba anunció este viernes en la presentación de su plan trienal que espera obtener beneficios operativos de 120.000 millones de yenes (1.000 millones de euros) en el ejercicio 2016-2017.

En pleno proceso de reestructuración, Toshiba reconoció que su volumen de negocios en ese período podría reducirse antes de recuperarse en 2017-2018, gracias a la fuerza de sus dos pilares: las infraestructuras (incluidas las centrales eléctricas) y los componentes electrónicos.

El grupo prosigue además su plan de reducción de efectivos anunciado a finales de 2015. Incluyendo la venta de filiales, el personal de Toshiba pasará de los 217.000 empleados que tenía en marzo de 2015 a 202.000 en marzo 2016 y a 183.000 un año más tarde.

La venta a Canon de Toshiba Medical Systems, su filial de equipos médicos, supondrá una reducción de efectivos de 10.000 personas. El importe de la venta, confirmada el jueves, asciende a 665.500 millones de yenes (5.900 millones de dólares).

El grupo confirmó además que quiere centrarse en los reactores nucleares, el material para centrales térmicas e hidráulicas o los medios de transmisión y distribución. "Esperamos tener pedidos del extranjero que sumen un total de 45 reactores de antes del año 2030", aseguró el conglomerado japonés.

-EEUU investiga varias filiales-

Además, el conglomerado industrial japonés confirmó este viernes que las autoridades financieras y jurídicas estadounidenses investigan sus cuentas, vía entidades del grupo implantadas en Estados Unidos, tal como había adelantado la agencia Bloomberg.

"Varias filiales de Toshiba en Estados Unidos recibieron del Departamento de Justicia y de la Comisión de Operaciones Bursátiles solicitudes de información relacionada con problemas contables", explicó el grupo en un breve comunicado, sin nombrar las filiales concernidas.

Según la prensa, las autoridades estarían comprobando que el grupo no hubiera defraudado al no imputar en sus propias cuentas las pérdidas declaradas por su filial estadounidense de concepción de centrales nucleares Westinghouse, 1.300 millones de dólares entre abril de 2012 y marzo de 2014.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP