Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía turco corre tras una explosión en la avenida peatonal de Istiklal, que resultó ser un atentado suicida donde han muerto cuatro personas y una veintena han resultado heridas, en Estambul el 19 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Un atentado suicida en una zona comercial del centro de Estambul dejó este sábado cuatro muertos y 36 heridos, el último ataque de la serie sin precedentes que sacude Turquía desde el verano.

Seis días después de otro atentado reivindicado por un grupo kurdo que mató a 35 personas en Ankara, un kamikaze se hizo estallar en la gran calle peatonal Istiklal, en la orilla europea de Estambul, por la que pasan cada día cientos de miles de personas y numerosos turistas.

El último balance oficial da cuenta de cuatro muertos -tres israelíes y un iraní- y 36 heridos, entre ellos otros israelíes, dos irlandeses, un islandés, un iraní, un alemán y un dubaití.

"Dos estadounidenses están entre los muertos en este atroz ataque", señaló en Washington el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Ned Price, quien no identificó a los dos fallecidos, ambos israelo-estadounidenses.

"Es un atentado suicida, un ataque terrorista", confirmó el gobernador de Estambul, Vasip Sahin, precisando que el kamikaze también murió.

El atentado no ha sido reivindicado por el momento, pero la prensa cercana al gobierno turco ha identificado al autor como Savas Yildiz, de 33 años, un turco presentado como combatiente del grupo Estado Islámico, aunque esta información no ha sido confirmada de fuente oficial.

En varios videos difundidos en los medios turcos y en las redes sociales, se ve al kamikaze dirigiéndose a un pequeño grupo de personas que pasa delante de un edificio oficial.

"Se hizo estallar delante de un grupo de personas frente a la subprefectura: hay dos objetivos diferentes posibles", indicó a la AFP una fuente diplomática occidental. "Todas las pistas están abiertas", la kurda y la yihadista, agregó.

- Una verdadera carnicería -

En un comunicado, el primer ministro Ahmet Davutoglu maldijo a los autores del ataque y prometió continua "combatiendo todas las formas de terrorismo".

"Oí una explosión cuando estaba dentro del café. Cuando salí, todo el mundo corría en todas direcciones", dijo Mustafá, camarero, a la AFP. "Vi por todas partes gente tirada en el suelo, una verdadera carnicería".

"Escuchamos una fuerte explosión. Nos acercamos a la ventana y ahí vimos pedazos de cuerpos pegados a los vidrios", dijo a la AFP Ahmet, un testigo del ataque que vive en un edificio situado al frente del lugar del atentado.

La calle Istiklal fue evacuada después del atentado, así como gran parte de la plaza Taksim, según periodistas de la AFP en el lugar de los hechos. Un helicóptero de la policía sobrevolaba la zona, donde había numerosos policías arma en mano.

Turquía se halla en alerta reforzada desde el año pasado, tras una serie de mortíferos atentados atribuidos a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) o a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que reanudaron sus enfrentamientos con las fuerzas de seguridad turcas.

El pasado domingo, un atentado con coche bomba contra una parada de autobús se cobró 35 vidas en el centro de la capital turca. El 17 de febrero, una acción similar dejó 29 muertos en el mismo corazón de Ankara.

Estos dos ataques fueron reivindicados por un grupo radical kurdo cercano al PKK, los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), que ha prometido continuar sus ataques contra el Estado turco.

- Solidaridad y apoyo -

Por su parte, la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), organización paraguas ligada al PKK, difundió un comunicado condenando el ataque: "Como movimiento kurdo de libertad, nos oponemos a los ataques contra civiles y condenamos los ataques que los toman por objetivo". "Presentamos nuestras condolencias a las víctimas", añadió.

Estados Unidos ha condenado "con firmeza" el atentado en Estambul y ha prometido ser "solidario" con su aliado turco, mientras que la Unión Europea ha reaccionado reafirmando su "apoyo" contra la "amenaza terrorista".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, condenó el atentado en un comunicado y hizo votos para que "los responsables de esta violencia repulsiva" sean "presentados ante la justicia, respetando los derechos humanos".

Molesto con las críticas que denunciaron fallos de seguridad tras el atentado de Ankara, el presidente Recep Tayyip Erdogan reaccionó relanzando su guerra contra los "cómplices" de los "terroristas" kurdos. Desde el pasado domingo, más de 320 personas, abogados, responsables políticos intelectuales o simples partidarios de la causa kurda, han sido detenidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP