AFP internacional

Chelsea Clinton introduce al entonces presidente de EEUU, Barack Obama, en un mitin de campaña de la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, el 7 de noviembre de 2016 en la ciudad de Ann Arbor, en Michigan

(afp_tickers)

Expresa más que nunca sus posiciones en Twitter y desde este martes tiene un nuevo libro en venta: los rumores sobre las ambiciones de Chelsea Clinton, hija única de Bill y Hillary, corren como un reguero de pólvora.

Chelsea, de 37 años, creció en el centro del poder: pasó su infancia en la Casa Blanca cuando su padre era presidente (de 1993 a 2001) y en 2016 recorrió el país junto a su madre, candidata a la presidencia.

Más de seis meses después de la histórica derrota de la exsecretaria de Estado frente a Donald Trump, Chelsea es omnipresente en Twitter, comentando todo o casi todo, desde el último atentado contra los coptos en Egipto hasta el acceso de las mujeres a las compresas o toallas íntimas, pasando por el zoológico de Central Park.

Un mes después de que otra hija célebre, Ivanka Trump, publicara un libro con consejos para mujeres que quieren combinar familia y altas responsabilidades, Chelsea Clinton publica este martes su tercer libro, destinado a los niños y titulado 'She Persisted' ('Ella persistió').

Ilustrado por Alexandra Boiger, el libro celebra de manera sucinta a 13 mujeres estadounidenses que "persistieron" frente a los obstáculos para "cambiar el mundo". La mayor parte son desconocidas en el extranjero, excepto la sordomuda del siglo XIX Helen Keller o la superestrella televisiva Oprah Winfrey.

Hillary Clinton no figura en este minipanteón de mujeres cercanas a las causas demócratas, pero el libro es un homenaje a los ideales que quiso encarnar. Y aparece de manera prominente en un dibujo, vestida de traje pantalón rojo.

- Carrera ecléctica -

El título del libro es una referencia a la senadora demócrata Elizabeth Warren, que en febrero insistía para leer en el Senado un texto de la viuda de Martin Luther King cuando el líder republicano de la Cámara Alta la mandó callar. #ShePersisted se dispersó entonces por las redes sociales, convirtiéndose en el eslogan feminista y demócrata del momento.

Con unos 1,6 millones de seguidores en Twitter, Chelsea está aún lejos de sus poderosos progenitores: su madre tiene 15 millones y su padre, 7,5 millones.

La carrera de esta diplomada por las Universidades de Stanford y Oxford ha sido ecléctica hasta el momento: tuvo sus inicios en la consultoría McKinsey, un breve paso como periodista por la NBC (con un salario de 600.000 dólares anuales), y ahora es vicepresidenta de la Fundación Clinton, creada por su padre, que financia proyectos de salud pública en el mundo. También da clases en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Pero con las innumerables causas que abraza en Twitter y la pasión visceral de su familia por la política, la pregunta sobre sus ambiciones es inevitable. Y Chelsea, que vive en Manhattan con sus dos hijos pequeños y su rico marido, Marc Mezvinsky, no hace nada para poner fin a los rumores.

Interrogada este martes en el programa 'The Today Show' de NBC, no respondió claramente. "Todos tenemos hoy la responsabilidad de no quedarnos callados", dijo, evocando su ADN, que la lleva a "hablar y a usar cualquier plataforma" que tenga para expresarse, incluidas las redes sociales.

- Candidata, no "por ahora" -

Desde hace varias semanas, Chelsea prefiere la vaguedad. "No soy candidata a ningún cargo político" (...) en este momento", dijo en abril a la revista Variety. En CNN, también subrayó que no es candidata a nada "por ahora", aunque dijo: "Creo que todos debemos plantearnos la pregunta regularmente".

El diario The New York Post, conocido por su hostilidad hacia los Clinton, criticó a Variety por colocar a Chelsea en su portada y dijo que nadie votaría por ella, salvo "el ambiente mediático-hollywoodiense".

La revista Vanity Fair, cercana a los demócratas, también se burló de la manera en que Chelsea "se sube al tren de la indignación del día" en Twitter.

Pero seis meses después de la elección de Donald Trump, los demócratas, minoritarios en el Congreso, carecen de un líder fuerte y todo puede suceder, subrayó no obstante Vanity Fair.

"Por ahora, la mayoría de los demócratas están buscando nuevos candidatos con nuevas ideas", indicó a la AFP el analista demócrata Jamal Simmons. Y agregó, prudente: "Chelsea Clinton siempre fue capaz. Puede alcanzar un objetivo, cualquiera que sea".

AFP

 AFP internacional