Una ascendente Elizabeth Warren captó la atención y se enfrentó a repetidos ataques en el debate demócrata del martes, mientras que Joe Biden quedó en varios momentos en segundo plano, lo que puso de relieve que hay cambios en la carrera por la nominación presidencial para 2020.

Durante el maratón de tres horas, los demócratas se unieron en gran medida contra un blanco común - el presidente Donald Trump, a quien muchos candidatos dijeron que había que someter a juicio político- al tiempo que expresaron agudos desacuerdos sobre la política.

- ¿Warren es la favorita? -

La senadora progresista de Massachusetts empató la semana pasada en las encuestas con el exvicepresidente Biden, contra quien sus rivales desataron una andanada de ataques mientras que a Warren le dieron el tratamiento de favorita.

Las críticas contra ella se centraron en su incapacidad para explicar cómo cumplir con sus ambiciosos planes y su falta de credenciales en política exterior.

El excongresista Beto O'Rourke la acusó de "ser punitiva" con su plan de gravar a los ricos, mientras que la senadora Amy Klobuchar la atacó por su propuesta de salud universal, que calificó como un "sueño imposible".

"El simple hecho de que tú tengas ideas diferentes no significa que estés luchando por la gente común", le dijo Klobuchar.

Warren paró casi todos los ataques y presentó el contraargumento de que la mejor manera de derrotar a Trump es energizar a los estadounidenses descontentos para que voten, en lugar de promover el regreso a la rutina.

"La forma en que vamos a ganar es abordando de frente lo que millones de estadounidenses saben hasta los huesos, y es que los ricos y los bien conectados han capturado nuestra democracia, y la están haciendo funcionar para ellos mismos y dejando a todos los demás atrás", dijo Warren.

- ¿Biden pierde brillo? -

Si Warren se presentó fuerte, Biden apareció menos dominante, en ocasiones desviando las preguntas y ofreciendo algunas respuestas que generaban poco entusiasmo.

Biden fue contundente en su crítica a Warren en temas financieros, y tuvo un momento fuerte cuando vendió su avanzada edad y experiencia como un activo para la presidencia. "Con ella viene la sabiduría", dijo el hombre de 76 años.

Pero no dio un golpe contundente contra Trump cuando se le pidió que respondiera a las críticas del presidente contra él y su hijo Hunter Biden por el asunto de Ucrania.

El miércoles, Biden no se mostró sorprendido ante el ascenso de Warren, y dijo a periodistas en Ohio que "ya era hora de cuestionar a otras personas".

Pero agregó que Warren debería hablar con más "sinceridad" de sus planes: "Dinos cómo vas a hacer lo que dices que vas a hacer", desafió.

- ¿Hay lugar para moderados? -

El martes, Klobuchar y Pete Buttigieg, alcalde de un pueblo pequeño, que habían defendido alternativas moderadas a Biden, se mostraron agresivos.

Buttigieg, el primer candidato abiertamente gay a la presidencia de Estados Unidos, lanzó una explosiva campaña, pero luego no ha logrado crecer. Su suerte podría aumentar después de una actuación inteligente y fuerte.

El alcalde nacido en Indiana, en el centro de Estados Unidos, pasó a la ofensiva atacando a Warren por el tema de la salud, a O'Rourke por intentar apoderarse de las armas de ciudadanos y a su compañera veterana Tulsi Gabbard por apoyar la retirada de tropas de Siria, ordenada por Trump.

Durante todo este tiempo, pareció ansioso por evitar que los demócratas se movieran demasiado a la izquierda en apoyo de políticas que no podrían funcionar bien con los votantes en el centro del país, como la propuesta de servicio médico universal respaldada por Warren, conocida como Medicare para Todos.

Klobuchar ofreció una sólida actuación y sugirió una "verificación de la realidad" contra el liberalismo de Warren.

"Quiero ganar en esos estados que perdimos la última vez y tengo ideas audaces para llegar ahí".

- ¿Bernie se está recuperando? -

Bernie Sanders, ubicado en la extrema izquierda, sufrió este mes un leve ataque al corazón, lo que plantea preguntas razonables sobre su salud.

En el debate se presentó enérgico bromeando y dijo estar saludable. "Me siento muy bien", aseguró, insistiendo en que organizará una "campaña con vigor".

Sanders ha caído en las encuestas y se ha quedado atrás de Warren y Biden, pero sigue teniendo una fuerza formidable.

Durante el debate, los medios estadounidenses informaron que obtuvo el respaldo de la popular congresista Alexandria Ocasio-Cortez y de sus compañeros liberales Ilhan Omar y Rashida Tlaib.

Sanders anunció que regresa a la campaña con un gran mitin este fin de semana en Nueva York.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes