Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Afonso Dhlakama, líder de la Renamo, brazo armado de la oposición mozambiqueña, muestra su dedo manchado de tinta tras votar en las elecciones presidenciales y legislativas el 15 de octubre de 2014 en Maputo

(afp_tickers)

La oposición mozambiqueña decretó este martes un inesperado alto el fuego de dos meses en el conflicto que enfrenta a su brazo armado, la Renamo, con las tropas gubernamentales, con el objetivo de acelerar las negociaciones de paz.

La Renamo, antigua rebelión de la guerra civil (1976-1992) que retomó las armas en 2013, mantenía ya un alto el fuego desde el 27 de diciembre, alegando un "gesto de buena voluntad" para permitir a la población pasar unas fiestas de fin de año en paz.

Este martes, el líder de la Renamo, Afonso Dhlakama, anunció que el cese de las hostilidades sería prolongado.

"Hubo algunos pequeños incidentes, pero la tregua de siete días se ha llevado a cabo correctamente, así que anuncio una prolongación de la tregua durante 60 días, hasta el 4 de marzo", dijo en una rueda de prensa telefónica, entre el paradero en el que se encuentra en el centro del país y la capital, Maputo.

"Esta tregua tiene como objetivo crear una situación propicia para la aceleración de las negociaciones (de paz) en Maputo, en coyuntura de paz y tranquilidad para ambas partes, el gobierno y la Renamo", explicó Dhlakama.

"Sigo diciendo que las fuerzas de la Renamo no irán a provocar las posiciones de las fuerzas gubernamentales", aseguró.

Iniciadas a finales de mayo de 2016, estas negociaciones que buscan poner fin al conflicto que opone el ejército a la Renamo, se encuentran por el momento en punto muerto.

Mozambique, una excolonia portuguesa, quedó devastado tras una sangrienta guerra civil de 1976 a 1992 que causó un millón de muertos.

Desde 2013, atraviesa un nuevo periodo de inestabilidad.

AFP