Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una calle de Nairobi, la capital de Kenia, el 16 de mayo de 2014, tras un atentado que dejó diez muertos y más de 70 heridos

(afp_tickers)

Cinco policías murieron este jueves cuando su vehículo topó con un artefacto explosivo en el este de Kenia, el tercer atentado en dos días, con un saldo total de 14 fallecidos, y que reivindica la milicia islamista Al Shabab en esa región, cerca de la frontera con Somalia.

"Los cinco policías muertos en el ataque iban a reforzar nuestra operación en curso hacia Liboi", declaró el coordinador de la región Nordeste, Mohamud Ali Saleh. El atentado ocurrió en el condado de Garissa, entre las ciudades de Malelei y Kulan, precisó la Cruz Roja keniana.

La víspera, cinco policías encargados de la seguridad del gobernador de Mandera (noreste), Ali Roba, fallecieron por la tarde cuando su vehículo chocó contra un artefacto explosivo de fabricación casera.

Horas antes, cuatro agentes habían muerto en las mismas circunstancias más al sur, muy cerca del puesto fronterizo de Liboi, en la carretera hacia la ciudad de Garissa. Un primer balance de las autoridades mencionaba a tres fallecidos en ese atentado.

La organización Al Shabab, afiliada a Al Qaida, reivindicó los tres atentados, según el Grupo de Inteligencia SITE, especializado en la vigilancia de las páginas de internet islamistas.

- Mayor actividad -

Desde su intervención militar en el sur de Somalia en 2011 para combatir a Al Shabab, Kenia ha sido blanco de varios atentados sangrientos, como el del centro comercial Westgate de Nairobi (67 muertos en septiembre de 2013) y el de la universidad de Garissa (168 víctimas en abril de 2015).

El martes, la policía keniana había alertado sobre una mayor actividad de los islamistas en el este del país. Según la misma fuente, los miembros de Al Shabab "están bajo presión en Somalia" y "se han dividido en varios grupúsculos, algunos de los cuales se dirigen" hacia las fronteras de Kenia con el fin de perpetrar atentados.

Los militantes islamistas "envían agentes a algunas zonas de la región noreste (de Kenia) para colocar artefactos explosivos en las carreteras que toman nuestras patrullas de seguridad", precisó la policía en un comunicado.

El 16 de mayo, cuatro personas murieron cerca de Liboi, situada a unos 60 kilómetros del inmenso campo de refugiados de Dadaab, cuando su vehículo golpeó un artefacto explosivo.

La semana pasada hubo otros incidentes en Mandera, donde presuntos miembros de Al Shabab atacaron un pueblo en el que mataron a un responsable local y secuestraron a dos reservistas de la policía, según las autoridades locales.

La organización islamista juró acabar con el frágil Gobierno somalí, respaldado por la comunidad internacional y por los 22.000 hombres de la fuerza de la Unión Africana en Somalia (AMISOM).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP