Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un trabajador municipal afgano junto al cráter dejado por un atentado suicida contra vehículos militares extranjeros en el centro de Kabul, el 11 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Al menos tres civiles, entre ellos un niño, resultaron heridos en un atentado suicida perpetrado este domingo por los talibanes contra un convoy de la OTAN en el centro de Kabul, informó un comunicado del ministerio del Interior.

"El ministerio del Interior condena en los términos más enérgicos el ataque suicida que causó heridas a tres civiles", dijo el comunicado.

Un kamikaze al volante de un coche bomba se hizo estallar al paso del convoy de la OTAN, indicaron las fuentes.

"La explosión se produjo en el sector de Joy Shir, en Kabul. Fue un atentado suicida contra un convoy de las fuerzas extranjeras", declaró a AFP el portavoz de la policía Ebadulá Karimi.

Un fotógrafo de AFP vio varios vehículos destruidos en el lugar, de donde emanaba una espesa columna de humo.

La OTAN confirmó que uno de sus convoyes fue atacado, pero dijo que la Alianza seguía aunando información sobre lo ocurrido.

Los talibanes reivindicaron el atentado: "Un convoy de las fuerzas extranjeras fue blanco de un ataque mártir por uno de nuestros muyahidines en la zona de Joy Shir, en Kabul. Dos de sus vehículos resultaron dañados y todos los ocupantes murieron", dijo a la AFP el portavoz de los talibanes, Zabihulá Mujahid.

Los talibanes tienden a exagerar el número de víctimas que causan sus atentados.

Los insurgentes intensificaron sus ataques en Afganistán en los últimos meses.

A fines de septiembre, tomaron por unos días la ciudad estratégica de Kunduz (norte), su victoria más espectacular desde que fueron derrocados en 2001 por una coalición internacional liderada por Estados Unidos.

En unas horas, lograron apoderarse de la ciudad, poniendo en evidencia las debilidades del ejército afgano, solo en la línea de frente desde que la OTAN puso fin a su misión de combate a fines de 2014.

Unos 13.000 soldados extranjeros, la mayoría estadounidenses, permanecen en el país básicamente para formar a las tropas afganas.

AFP