Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante un acto en la Casa Blanca, Washington, el 29 de junio de 2015

(afp_tickers)

Estados Unidos comenzó formalmente este domingo a preparar la suspensión de las sanciones contra Irán, primera concreción del histórico acuerdo nuclear firmado el 14 de julio por Teherán y las grandes potencias.

La jornada de este domingo, calificada de "jornada de adopción", marca el fin del periodo de 90 días que siguió a la votación por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución que aprobaba el pacto diplomático.

Irán tiene que empezar a desmantelar una gran parte de su infraestructura nuclear, un proceso de varios meses al término del cual las sanciones occidentales podrán ser efectivamente suspendidas.

Pero el presidente Barack Obama ordenó este domingo a su gobierno que se preparara, sobre todo publicando los textos de suspensión de las diversas sanciones adoptadas contra Irán como impedir a las empresas extranjeras que compren petróleo iraní o prohibir las transacciones con bancos iraníes.

La Unión Europea también adoptó este domingo un marco legislativo para el levantamiento de todas las sanciones contra Irán, según indicaron en un comunicado conjunto la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y su homólogo iraní, Mohamad Javad Zarif.

"Este día representa una etapa importante para impedir que Irán obtenga un arma nuclear y asegurar que su programa nuclear será exclusivamente pacífico a partir de ahora", dijo Obama en un comunicado.

"Ahora la pregunta es: ¿Va a mostrar Irán que lleva a cabo sus obligaciones?", declaró por su parte el jefe de la diplomacia alemana, Frank Walter Steinmeier, de visita en Teherán.

Las directivas del presidente Obama son publicadas "para que la gente sepa lo que se va a suspender", precisó el sábado a los periodistas un alto responsable estadounidense bajo petición de anonimato.

Pero otro responsable advirtió a las empresas que pudieran estar tentadas de comenzar a comerciar a partir de ahora: "No se ha levantado ninguna sanción hoy".

La fecha de suspensión efectiva de las sanciones dependerá de la parte iraní. "No creo que tome más de dos meses", dijo otro responsable de Estados Unidos. "Para nosotros, es más importante que lo hagan bien a que lo hagan rápido".

Sin embargo, a los iraníes les interesa hacerlo rápido con el fin de recuperar decenas de miles de dólares de fondos congelados en los bancos extranjeros y dar aire de nuevo a una economía asfixiada.

- Meses de trabajo -

Teherán notificó por su parte este domingo a la Agencia internacional de Energía Atómica (AIEA) que aplicará el Protocolo adicional al tratado de no proliferación nuclear, tal y como está previsto.

Desde la firma en julio en Viena, todas las partes han cumplido sus obligaciones y Barack Obama ha conseguido impedir que el Congreso estadounidense, dominado por sus adversarios republicanos, entorpezca el acuerdo.

El Parlamento iraní y un consejo de juristas y religiosos lo aprobaron el martes y el miércoles, a pesar de la oposición de los conservadores. Y la AIEA afirma haber obtenido sin retraso las informaciones que necesitaba para redactar su informe sobre la posible dimensión militar pasada del programa nuclear iraní.

Los iraníes tienen mucho que hacer. Tienen que desenchufar los dos tercios de sus centrifugadoras y reconstruir el reactor de agua pesada de Arak para que no pueda producir plutonio de calidad militar. Además tienen que reducir a 300 kg, durante 15 años, su almacenamiento de uranio débilmente enriquecido, actualmente de 10 toneladas.

Para coordinar este largo proceso, el lunes se reunirá en Viena durante tres horas una comisión conjunta con los representantes de los países firmantes: Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) y Alemania, según una fuente estadounidense.

AFP