Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un equipo de rescate trabaja en el techo de un vagón del tren de pasajeros accidentado, en la noche del 5 al 6 de junio cerca de Saint Georges sur Meuse (Bélgica)

(afp_tickers)

Las autoridades de Bélgica investigaban este lunes las razones que provocaron un choque entre un tren de pasajeros y uno de mercancías el domingo por la noche, que dejó tres muertos y una decena de heridos.

Las primeras pistas de los investigadores apuntaban a los daños provocados por las descargas eléctricas de una tormenta en la infraestructura ferroviaria.

El domingo por la noche, poco después de las 23h locales (21h GMT), un tren de pasajeros que iba a unos 100 km/h chocó por detrás con un tren de carga entre las ciudades de Namur y Lieja, cerca de la localidad de Saint-Georges-sur-Meuse, según los primeros elementos de la investigación.

Por la violencia del choque, los dos primeros vagones del tren de pasajeros, en el que viajaban unas 40 personas, descarrilaron. El conductor del tren figura entre las tres víctimas mortales, precisó este lunes el operador belga Infrabel. Los otros dos fallecidos eran pasajeros.

Entre los nueve heridos algunos están en un estado preocupante, precisó la agencia Belga. La investigación apenas comenzó este lunes, pero el operador ferroviario belga, Infrabel, apuntó a un "rayo" en las instalaciones eléctricas de un tramo de la vía "al comenzar la noche", es decir, unas horas antes del accidente.

"Llovió mucho ayer, otras líneas de tren estaban bajo el agua. La investigación dirá si hay una relación con la tormenta. Hay que tener en cuenta todos los elementos", dijo con prudencia a la AFP Brigitte Leroy, de la fiscalía de Lieja. Los investigadores deben aún investigar al conductor del tren de carga.

"Sentimos un choque muy importante, todos terminamos proyectados hacia la parte delantera del tren. Las maletas volaron por todas partes, la gente que no estaba sentada también", contó un joven que estaba a bordo del tren a la radio pública RTBF.

"El tren de pasajeros quedó verdaderamente en un estado lamentable. Es impresionante. El primer vagón está plegado sobre si mismo. Hemos tenido mucha suerte que no haya más víctimas" declaró el alcalde local, Francis Dejon, citado por la agencia de prensa Belga.

En 2008 un tren de pasajeros y un tren de carga chocaron frontalmente en el mismo lugar, a la altura de Hermalle-sous-Huy, dejando unos cuarenta heridos. La investigación determinó entonces que uno de los dos conductores era responsable del accidente así como un problema de señalización.

El primer ministro belga, Charles Michel, presentó su pésame a las familias de las víctimas en un mensaje en Twitter. Al principio de la tarde irá adonde se produjo el accidente junto con el rey Felipe y el ministro de Transporte, según un comunicado.

Varios accidentes de tren se produjeron en Bélgica en los últimos años. Uno de los más graves, en febrero de 2010, entre dos trenes de pasajeros que unían Hal y Buizinguen, al sureste de Bruselas, dejó 19 muertos y 162 heridos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP