Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Agentes de policía participan en una operación antiterrorista en la comuna de Schaarbeek, en Bruselas, el 25 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Tres sospechosos fueron detenidos por la policía belga este viernes en relación con un proyecto de atentado que fue desmantelado en Francia, mientras avanzaba la tarea de identificación de las víctimas de los atentados de Bruselas, entre las cuales hay una española.

La policía había anunciado la muerte de una ciudadana oriunda de Aquisgrán sin dar más detalles. Pero el Ministerio español de Asuntos Exteriores señaló que la víctima alemana también tenía la nacionalidad española y la italiana.

"Se trata de Jennifer García Scintu, de 29 años, que ostentaba también la nacionalidad italiana y la alemana", informó el periódico La Vanguardia.

El diario El País señaló que la joven se disponía a viajar a Estados Unidos con su marido cuando resultó herida mortalmente en el aeropuerto.

Tres días después de los atentados, que dejaron al menos 31 muertos y 300 heridos, muchos de ellos de gravedad, la policía belga realizó las detenciones en tres puntos diferentes de la aglomeración bruselense, y dos de los sospechosos fueron heridos en la pierna al ser capturados.

Una de las redadas de este viernes se llevó a cabo en la vía pública, a plena luz del día, en la comuna de Schaarbeek, donde esta semana la policía descubrió en un allanamiento por los atentados de Bruselas un taller para confeccionar bombas con 15 kg de TATP y productos químicos en cantidad.

La policía belga, bajo presión -al igual que el gobierno- por las críticas sobre laxismo o ineficiencia, ha multiplicado sus operaciones, y en la noche del jueves ya había capturado a otros seis sospechosos.

Desde París, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, confirmó que los detenidos de este viernes estaban vinculados a un proyecto de atentado desbaratado el día anterior por la policía francesa.

Un allanamiento en un apartamento de la periferia norte de París permitió hallar una pequeña cantidad de TATP, un explosivo de fabricación casera frecuentemente utilizado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), e ingredientes para fabricarlo, como acetona o agua oxigenada.

Tras las redadas y capturas, el presidente francés, François Hollande, afirmó que la red que cometió los atentados de París y Bruselas está "en vías de ser aniquilada", pero advirtió que hay "otras redes" que constituyen "una amenaza".

- Redes yihadistas -

Entre tanto, la policía belga sigue buscando a por lo menos dos hombres filmados por cámaras de vigilancia que acompañaban a los kamikazes que se hicieron estallar en el aeropuerto internacional de Bruselas y en la estación de metro Maalbeek, en el corazón del barrio europeo.

La fiscalía confirmó este viernes que uno de los kamikazes del aeropuerto era Najim Laachraoui, de 24 años, con vínculos con Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados de París detenido el viernes pasado.

Su ADN fue hallado en un chaleco explosivo y en un trozo de tela "utilizado en el ataque a la sala de espectáculos Bataclan" de París y en el Estadio de Francia.

Los otros kamikazes fueron identificados como los hermanos Khalid e Ibrahim El Bakraoui. El primero se hizo estallar en el metro, el segundo en el aeropuerto.

Ibrahim El Bakraoui, conocido por delitos comunes pero no por terrorismo, fue expulsado de Turquía en julio de 2015 hacia Holanda por ser un "combatiente yihadista", anunció Ankara, lo que provocó una crisis gubernamental en Bélgica, que reconoció "errores" en su seguimiento.

Los tres kamikazes de Bruselas están además directamente vinculados con los atentados del 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos.

Ayudaron asimismo durante sus cuatro meses de fuga a Salah Abdeslam, detenido el 18 de marzo y que dejó de declarar el sábado ante las autoridades belgas. Su abogado ha dicho que acepta ser extraditado a Francia.

- Homenajes -

Entretanto, la identificación de las víctimas mortales, que hasta ahora son de once nacionalidades diferentes, continúa siendo lenta y complicada, para desesperación de los familiares.

Por el momento se ha identificado a dos estadounidenses, un chino, una peruana, un francés, tres holandeses, un británico, una marroquí, dos belgas, una italiana y una alemana, con otros dos pasaportes.

El trabajo de identificación va a durar aún más, advirtió el jueves Michael Jonniaux, portavoz de la policía federal, porque se trata de una "catástrofe abierta, no hay lista de las personas que estaban en el metro, como puede haberla cuando cae un avión de pasajeros, por ejemplo".

Otra dificultad es que "los restos humanos están esparcidos" por la potencia de las explosiones.

Aún de luto, centenares de personas acudieron bajo la lluvia a la plaza de la Bolsa, convertida en memorial a las víctimas.

Durante el partido amistoso celebrado entre Holanda y Francia en Ámsterdam, los asistentes guardaron un minuto de silencio. En las gradas del Arena de la ciudad holandesa se vieron varias banderas de la vecina Bélgica y el público guardó un silencio prácticamente total.

De visita en Bruselas, el secretario de Estado nortemericano John Kerry anunció que dos estadounidenses murieron en los ataques.

"En el pasado (después de los atentados de septiembre de 2001 en Estados Unidos), las voces en Europa decían 'Soy estadounidense'. Ahora digo: 'yo soy bruselense", dijo Kerry repitiéndolo en francés y en flamenco.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP