Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Enfrentamientos entre protestantes palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes el 21 de julio de 2017 en la localidad de Belén, en Cisjordania

(afp_tickers)

Al menos tres palestinos murieron este viernes en enfrentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este entre las fuerzas israelíes y los manifestantes, que protestan por las nuevas medidas de seguridad para acceder a la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar santo del islam.

"Un palestino murió por disparos en el corazón", dijo el Ministerio de Sanidad palestino, explicando que el incidente tuvo lugar en Abu Dis, en la Cisjordania ocupada.

Poco antes la misma fuente anunció la muerte de otras dos personas en circunstancias similares, una en el barrio de Ras al Amud (cerca de la Ciudad Vieja de Jerusalén) y otra en la zona de A-Tur (Jerusalén Este).

Por su parte, la Media Luna Roja palestina indicó que hubo 391 heridos en Jerusalén y Cisjordania mientras la policía israelí anunció un total de 29 arrestos en las dos zonas.

La policía israelí prohibió este viernes a los hombres menores de 50 años acceder a la Ciudad Vieja de Jerusalén y a la Explanada de las Mezquitas, impidiendo que participaran en la oración musulmana del viernes en un contexto de fuerte tensión por este lugar venerado.

Como signo de protesta, centenares de personas decidieron no entrar y rezar en la calle, a las puertas de la Ciudad Vieja.

Un grupo de varias personas, incluyendo líderes musulmanes, empezó a caminar hacia la entrada pero la policía les impidió entrar apelando a la prohibición y lanzó también gases lacrimógenos, a lo que algunos palestinos respondieron lanzando piedras y otros objetos.

La explanada de las Mezquitas, donde se encuentra la Cúpula de la Roca y la mezquita Al Aqsa, está situada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el sector palestino de la ciudad santa cuya anexión por Israel nunca fue reconocida por la comunidad internacional.

Los palestinos denuncian desde el domingo la instalación de detectores de metal en las entradas al lugar santo, una decisión de Israel tras un ataque contra policías israelíes el 14 de julio.

Esta medida aumenta el temor de los palestinos de que Israel tome el control exclusivo del tercer lugar santo del islam, un sitio también venerado por los judíos con el nombre de Monte del Templo.

Desde entonces los palestinos decidieron no acudir a la Explanada y llevar a cabo la oración en la Ciudad Vieja.

Las protestas por la medida llegaron hasta Jordania, donde más de 8.000 personas se manifestaron este viernes en Ammán y otras ciudades del país. "¡Con nuestra alma y nuestra sangre nos sacrificaremos por ti, Al Aqsa!", gritaban los manifestantes en referencia a la mezquita situada en la explanada.

Aunque la gestión está oficialmente en manos de Jordania, guardiana de los lugares santos musulmanes en Jerusalén, Israel controla el acceso a la explanada, un lugar que cristaliza desde hace décadas las tensiones entre Israel y los palestinos.

- Enfrentamientos a diario -

Esta semana hubo enfrentamientos casi diarios con la policía israelí y en los días previos a la gran oración del viernes, la prensa israelí afirmó que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, barajaba la posibilidad de retirar los detectores para evitar incidentes.

Sin embargo, tras consultar con las fuerzas de seguridad y con el gabinete de seguridad, Netanyahu decidió mantener los detectores de metales.

El gabinete "dio a la policía la autoridad para tomar las decisiones necesarias para permitir el libre acceso a los lugares santos, garantizando al mismo tiempo la seguridad y el orden público", indicó este viernes un responsable israelí.

"La entrada a la Ciudad Vieja y al Monte del Templo queda limitada a los hombres de 50 años o más y a las mujeres de cualquier edad", anunció un comunicado de la policía.

La policía israelí indicó igualmente haber reforzado sus efectivos en la Ciudad Vieja con unidades "movilizadas en todos los sectores y barrios".

El ejército anunció el jueves el despliegue de cinco batallones adicionales en la Cisjordania ocupada para contener posibles incidentes.

En varias ocasiones Netanyahu afirmó que Israel no tiene la intención de modificar las reglas del actual statu quo en la explanada, que establece que los musulmanes pueden acudir allí a cualquier hora y los judíos entrar sólo en determinadas horas del día pero sin poder rezar.

"Israel se compromete a mantener el statu quo en el Monte del Templo y la libertad de acceso a los lugares santos", indicó este viernes el responsable israelí.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP