Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida el 3 de noviembre d e2015 por el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia que muestra parte del avión A321 ruso estrellado en el Sinaí egipcio, con 224 personas a bordo, todas ellas fallecidas

(afp_tickers)

Tres policías murieron este miércoles en un atentado suicida en el Sinaí reivindicado por el grupo yihadista EI, que el sábado se atribuyó la destrucción del avión ruso que dejó 224 muertos en la misma región de Egipto.

Un kamikaze hizo estallar el coche que conducía delante de un club policial en Al Arich, en la provincia del Sinaí del Norte, donde el ejército combate al EI y donde el Airbus ruso se estrelló el sábado, por causas aún desconocidas, indicó la agencia de prensa Mena.

Provincia del Sinaí, el brazo egipcio del Estado Islámico que comete atentados casi a diario contra policías y soldados, reivindicó la explosión de Al Arich en sus cuentas de Twitter habituales.

El atentado fue cometido por un kamikaze en represalia al "arresto de mujeres beduinas por las fuerzas apóstatas" en la región, afirmó la reivindicación.

Las autoridades egipcias y rusas esperan que el análisis en curso de las dos cajas negras del avión, una que conserva los sonidos y las conversaciones y la otra con los parámetros del vuelo, permita resolver el enigma de la catástrofe.

El análisis podría determinar si el Airbus A321 de la compañía rusa Metrojet fue víctima de un accidente o de un atentado, como lo afirma la rama egipcia del Estado Islámico (EI), que el sábado dijo que lo "había hecho caer".

El atentado del miércoles fue el primero que cometió el grupo yihadista en el Sinaí después de la caída del avión.

El miércoles el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi partió de El Cairo rumbo a Londres, donde efectuará una visita oficial de tres días, indicó la agencia Mena.

Antes del viaje, Al Sisi habló por teléfono con el primer ministro británico David Cameron con quien convino en la necesidad de "garantizar una seguridad más estricta" en el aeropuerto de Sharm el Sheij, de donde había despegado el avión ruso, indicó Londres.

Ese aeropuerto recibe cada día a miles de turistas que vienen a pasar las vacaciones a orillas del Mar Rojo.

En declaraciones a medios de prensa británicos, el presidente egipcio dijo que se necesita tiempo para determinar las causas del accidente y, al mismo tiempo, descartó por considerarla "especulaciones sin fundamento", la idea de que se trate de un atentado de EI.

El Airbus A321 se estrelló el sábado en el Sinaí 23 minutos después de haber despegado.

Los 217 pasajeros y siete tripulantes murieron en el accidente, la peor catástrofe aérea de Rusia.

Los equipos de socorro continuaban buscando el miércoles los cuerpos de las víctimas que aún no se recuperaron.

Por el momento se han identificado 33 cuerpos, declaró Igor Albin, vicegobernador de San Petersburgo, la ciudad rusa de la cual eran oriundas la mayoría de las víctimas y a la que se dirigía el aparato.

AFP