Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en rueda de prensa en Berlín el 17 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, defendió este miércoles con vigor el acceso de las mujeres al aborto, pues es un derecho para "poder decidir sobre su futuro".

"Cuando se toma un posición contraria al aborto (...), quitamos a las mujeres el poder de decidir sobre su futuro, con quién, cuándo y cómo quieren comenzar una familia", expresó Trudeau durante una conferencia de prensa en ocasión del Día Internacional de la Mujer.

Al ser consultado sobre la política antiaborto del presidente estadounidense, Donald Trump, el primer ministro canadiense consideró que el aborto es un derecho fundamental.

Inmediatamente después de su asunción en enero, Trump promulgó un decreto que prohíbe financiar ONG internacionales que llevan a cabo abortos o luchan por legalizarlo.

"Canadá es un país que reconoce los derechos de las mujeres, de los individuos a determinar su futuro", insistió Trudeau al anunciar que su gobierno otorgará 650 millones de dólares canadienses (455 millones de euros) en tres años para "la salud y los derechos sexuales y reproductivos" en los países más necesitados.

La financiación de Canadá permitirá asegurar "servicios completos de educación sexual, el reforzamiento de los servicios de salud reproductiva, y el acceso a la planificación familiar y a medios anticonceptivos", informó la ministra de Desarrollo Internacional, Marie-Claude Bibeau.

Canadá quiere ayudar a prevenir la violencia sexual, "los matrimonio precoces y forzados así como la mutilación genital femenina".

Los fondos también "contribuirán a apoyar el derecho de las mujeres a optar por un aborto seguro y legal y tener acceso a los cuidados post-aborto", concluyó.

- Las desigualdades existen -

Sin embargo, sobre los salarios, el acceso al empleo o la paridad en política, las desigualdades persisten en Canadá a pesar de que las diferencias se han reducido en los últimos años.

En este país, cuando un hombre recibe un dólar de salario, una mujer recibe 0,87, indicó este miércoles el Instituto de Estadísticas en un estudio publicado en ocasión del Día Internacional de la Mujer.

Esta diferencia podría explicarse por una mayor proporción de mujeres en puestos de trabajo con menor remuneración, pero, según Statistique Canada, a trabajo equivalente una canadiense sigue ganando menos que un canadiense.

En 30 años, la estructura de empleos en función del sexo se ha mantenido prácticamente sin cambios, con el 56% de las mujeres ocupando los puestos de trabajo a los que "tradicionalmente se han asociado", señala el estudio, citando las profesiones vinculadas a cuidados sanitarios, enseñanza y tareas administrativas o comerciales.

Esta proporción es del 17% para los hombres, que ocupan en cambio las tres cuartas partes de los puestos de trabajo más cualificados y mejor pagados.

Incluso con un alto nivel de cualificación, una mujer sigue estando peor pagada en una relación de 0,90 contra un dólar para el hombre.

Desde su llegada al poder a finales de 2015, Trudeau ha abogado por la igualdad de género, para la que hizo un gesto fuerte al formar un gobierno conjunto con 15 ministras mujeres y otro tantos hombres.

Sin embargo, en el Parlamento el desequilibrio persiste, con casi dos tercios de los parlamentarios hombres.

Este miércoles, Trudeau lamentó esta desigualdad, pero señaló que él no podía "elegir directamente quién se sienta en el parlamento".

"Tenemos que hacer mucho más para alentar y persuadir a más mujeres a que se postulen como diputadas", dijo en una rueda de prensa.

AFP