Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exdirector del FBI James Comey ante el comité del Senado para testificar en una investigación, el 8 de junio de 2017 en el Capitolio de Washington

(afp_tickers)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves no poseer grabaciones de sus conversaciones reservadas con el exdirector del FBI, James Comey, a pesar de haber sugerido que poseía "cintas" de esos diálogos.

"No tengo idea de si existen 'cintas' o grabaciones de mis conversaciones con James Comey, pero no las hice y no tengo grabaciones", afirmó Trump en la red social Twitter.

Al despedir a Comey del cargo de director del FBI, a inicios de mayo, el propio Trump había utilizado Twitter para enviar una velada amenaza conminándolo al silencio, sugiriendo que podría poseer grabaciones de las conversaciones entre ambos.

"Mejor sería que Comey confíe que no hay grabaciones de nuestras conversaciones antes de empezar a filtrar informaciones a la prensa", escribió Trump el 12 de mayo, apenas tres días de retirar de su cargo al poderoso jefe de la policía federal estadounidense.

El controvertido mensaje fue interpretado casi de manera unánime como un alerta a Comey de que la Casa Blanca efectivamente poseía grabaciones secretas.

Pocos días después Comey filtró a la prensa el contenido de un explosivo memorando interno que distribuyó entre sus auxiliares en el FBI, en el que afirmó que en una de esas conversaciones Trump buscó influenciar una investigación.

- Tentativa de desviar investigación -

Comey conducía en ese momento un análisis sobre el rol de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016 y la investigación se había concentrado en el general Michael Flynn, nombrado por Trump para ser su consejero de Seguridad Nacional.

De acuerdo con Comey, Trump le pidió que se "olvide" de Flynn, un paso que puede ser considerado una clara tentativa de obstruir la justicia.

Comey reafirmó esa versión en una audiencia con senadores en la que llegó a exclamar: "He visto el tuit (de Trump) sobre grabaciones ¡Oh, Señor, espero que existan esas cintas!"

Desde el polémico tuit de Trump sobre las grabaciones, diversos legisladores de la Comisión de Asuntos de Inteligencia de la Cámara de Representantes llegaron a pedir explicaciones formales a la Casa Blanca para que informe el contenido de las cintas.

El plazo para que la Casa Blanca presente a esa Comisión informaciones sobre el contenido de las grabaciones se vencía el viernes.

A inicios de este mes, durante una ceremonia en la Casa Blanca, Trump tuvo la oportunidad de poner punto final a la polémica sobre las grabaciones secretas de las conversaciones con Comey, pero el presidente prefirió entonces mantener el suspenso.

"Van a tener que esperar un período bastante breve. Van a sentirse muy decepcionados cuando escuchen la respuesta", dijo Trump a periodistas.

Este jueves, la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee, dijo no creer que el presidente se haya arrepentido del mensaje original que desató la agria polémica sobre las grabaciones.

Al ser consultada porqué el mandatario tardó 41 días en deshacer el incómodo enredo generado por su mensaje, Huckabee se limitó a comentar que "las declaraciones vía Twitter son muy claras y no tengo nada que agregar sobre eso".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP