Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, el 9 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La primera cumbre de la OTAN del presidente estadounidense, Donald Trump, tendrá lugar en mayo en la nueva sede en Bruselas, pese a que las instalaciones no estarán totalmente finalizadas, informaron este jueves fuentes conocedoras de la situación.

Problemas vinculados con la seguridad informática están postergando las obras de instalación de la nueva sede en Bruselas de la Alianza Atlántica, que no será inaugurada de forma oficial hasta septiembre, según una de estas fuentes.

El primer ministro belga, Charles Michel, indicó en un tuit que la cumbre se celebraría el 25 de mayo, cuando tendría lugar la "apertura" del nuevo cuartel general, si bien la OTAN no pudo confirmar este jueves ni la fecha ni el lugar, ya que las consultas entre aliados "continúan".

La Alianza Atlántica aseguró que, durante una conversación telefónica el domingo, su secretario general, Jens Stoltenberg, y Trump acordaron que tendrá lugar "a finales de mayo".

"Tenemos la intención de mantener la cumbre en la nueva sede", declaró a la AFP la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu.

Aún así, "el proyecto tiene varios problemas en la parte de sistemas de información y de comunicación", precisó una fuente cercana al plan.

La Casa Blanca, que anunció por su parte que Trump se reunirá con los dirigentes de los otros 27 países de la Alianza Atlántica en mayo, aseguró que el mandatario estadounidense expresó a Stoltenberg su "profundo apoyo a la OTAN", pero llamó a los miembros europeos a hacer más.

El dirigente dejó preocupados a los líderes europeos apenas llegar a la Casa Blanca, al tomar una postura más suave frente a Moscú y al poner en duda el compromiso estadounidense con una alianza que calificó de "obsoleta".

AFP