Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Bolivia, Evo Morales (i), junto a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, el 5 de marzo de 2017 en Caracas

(afp_tickers)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, consideró como una "conspiración económica" la advertencia del mandatario estadounidense, Donald Trump, de aplicar sanciones económicas contra Venezuela si continúa la Asamblea Constituyente convocada por Nicolás Maduro.

"Conspiración económica de Trump es para intervención y dominación al pueblo de Venezuela. Su fin es apropiarse de su petróleo", afirmó en Twitter Morales, quien es un leal aliado político de Maduro. Venezuela es uno de los mayores productores mundiales de crudo.

Las "políticas del imperio son golpes de estado, intervenciones militares, masacres y violación a DDHH", agregó.

La reacción del boliviano surgió luego de que Trump dijera el lunes en un comunicado que Estados Unidos tomará "medidas económicas" si Maduro sigue adelante con su proyecto de Asamblea Constituyente, prevista para el domingo 30 de julio, y que de acuerdo con la oposición le permitirá consolidar "una dictadura" en el país.

Morales también consideró como una "coincidencia vergonzosa" la posición de Trump y la de "algunos expresidentes latinoamericanos" que cuestionan la administración venezolana.

Morales aludió a los expresidentes Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica) y Vicente Fox (México), declarados por Maduro como personas 'non grata', luego de participar como observadores en el plebiscito simbólico realizado el domingo por la oposición, en donde más de 7 millones de personas rechazaron la convocatoria a una Constituyente.

Tras el resultado, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) inició esta semana lo que llama la "hora cero", una estrategia para precipitar un desenlace del conflicto con el escalamiento de las protestas que estallaron hace casi cuatro meses y que dejan 96 muertos.

El mandatario boliviano indígena e izquierdista, en el poder desde 2006, ha sido aliado de los gobiernos venezolanos desde los tiempos del fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

Por su parte, Francia llamó este martes al Gobierno de Maduro a tomar medidas para "detener la violencia" y entablar un "diálogo sincero" en Venezuela.

"Nuestra prioridad es alentar al Gobierno a tomar medidas positivas para detener la violencia y apaciguar las tensiones", declaró la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés, Agnès Romatet.

La vocera exhortó a "todas las partes a entablar un diálogo sincero", en momentos en que Venezuela vive desde el 1 de abril una fuerte convulsión, con protestas que han dejado 96 muertos y sufre una de las peores crisis económicas de su historia.

"Llamamos al respeto del Estado de derecho y a un diálogo político creíble, basado en la voluntad de todas las partes para alcanzar un compromiso que ponga fin a la grave crisis actual de la que los venezolanos son las primeras víctimas", agregó la portavoz en una nota.

El ministerio recalcó además que la postura de Francia coincide con la expresada por la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, quien pidió al Gobierno venezolano que suspenda la convocatoria a la Asamblea Constituyente.

Maduro asegura que la Constituyente, que regirá al país como un "suprapoder" por tiempo indefinido, traerá la paz y recuperación económica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP