Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una copia del proyecto de ley republicano sobre cobertura médica, en un rueda de prensa en el Capitolio el 7 de marzo de 2017, tras su presentación en el Congreso

(afp_tickers)

El enfrentamiento entre el presidente Donald Trump y el ala derecha de la mayoría republicana en el Congreso sobre la reforma del sistema de cobertura médica, del que dependen millones de estadounidenses, se mantenía este viernes en Washington.

Trump recibió, entre su reunión diaria con los servicios de inteligencia y su conversación telefónica con el presidente palestino Mahmud Abas, a varios presidentes republicanos de comisiones de la Cámara de Representantes para hablar del proyecto que derogaría la ley Obamacare.

"Tenemos que actuar ahora para proteger a los estadounidenses del desastre Obamacare", declaró. "Es el momento, debemos trabajar juntos".

El mandatario se ha reunido toda la semana con congresistas de su partido que están tanto a favor como en contra de su proyecto, para que el texto siga ganando adeptos.

"Sigue escuchando opiniones", dijo su portavoz, Sean Spicer, al tiempo que admitió que el texto original de la ley podría evolucionar a medida que el Congreso introduzca enmiendas.

El Comité de Energía y Comercio así como el de Medios y Arbitrios dieron luz verde el jueves al plan para sustituir la emblemática ley aprobada por el expresidente Barack Obama. Pero los más conservadores intentan convencer a Trump de que la nueva legislación sea más de derecha.

El presidente se encuentra en medio de un duro debate.

Por un lado quiere derogar el sistema de Obama, liberar de la tarea al Estado federal y desregular el mercado de los seguros médicos. Pero por otro, desea mantener el alto nivel de cobertura que logró Obamacare.

Los ciudadanos "quieren contratar la cobertura que más les guste, no la que el Estado quiere imponerles", justificó Trump.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, considera que se ha alcanzado un buen equilibrio porque prevé varios mecanismos de ayuda económica para las familias, así como la eliminación de impuestos y subvenciones.

El mandatario dio sin embargo a entender que el texto todavía puede ser modificado.

"Nunca tendremos una oportunidad como esta", apuntó Ryan el jueves, durante una presentación de la medida para la prensa. "Es realmente una elección binaria", insistió.

- Impacto desconocido -

Pero para un grupo de representantes vinculados al Tea Party, contrarios a crear un derivado edulcorado del Obamacare, el término "binario" no vale.

De hecho, los líderes republicanos están pidiendo disciplina de partido para votar en bloque a favor del texto antes del 8 de abril.

El gobernador de Ohio y excandidato a las primarias republicanas, John Kasich, advirtió sobre los riesgos de adoptar una ley tan importante de forma partidista.

"Una reforma verdadera y duradera del sistema de seguros de salud debe hacerse en un territorio común a los dos campos", escribió en una tribuna en el diario The New York Times.

Varios sectores de la sociedad civil se están movilizando en contra de la reforma republicana, por miedo a que millones de personas dejen de tener los medios para contratar seguros, en un país en el que la cobertura pública por enfermedad solo beneficia a los que tienen más de 65 años y algunas categorías vulnerables.

La organización de médicos American Medical Association (AMA, por su sigla en inglés) se opone y la Kaiser Family Foundation vaticina que los créditos fiscales previstos por la nueva ley disminuirán de forma significativa, sobre todo para las personas con bajos ingresos.

La reducción prevista para 2020 del programa Medicaid, que permitió asegurar a millones de trabajadores pobres, podría privarles de cobertura.

Según el diario The Washington Post citando cifras de investigadores de la Universidad de Nueva York, alrededor de 1,3 millones de personas que siguen actualmente tratamientos psicológicos o por adicción podrían quedar desamparadas.

Habrá que esperar a que la Comisión Presupuestaria del Congreso publique la semana próxima su estimación sobre el coste que tendrá el plan republicano y el número de personas que ganarán o perderán cobertura médica.

La agencia de calificación S&P prevé que entre 6 y 10 millones de ciudadanos podrían quedar desprotegidos.

Obamacare permitió que más de 20 millones de personas obtuvieran seguro médico, haciendo caer la tasa de no asegurados de 16% en 2010 a 9% en 2016.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP