Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director de campaña del candidato a la nominación republicana estadounidense Donald Trump, Corey Lewandowski, habla con los medios el 10 de marzo de 2016 en Palm Beach, Florida, Estados Unidos

(afp_tickers)

El aspirante presidencial republicano estadounidense, Donald Trump, defendió este martes a su director de campaña, Corey Lewandowski, inculpado por lesiones a una periodista el pasado 8 de marzo, hecho que el acusado niega pero que la filmación de una cámara de vigilancia parece confirmar.

La Policía de Jupiter, en el estado de Florida, inculpó este martes a Lewandowski, de 42 años, quien fue convocado a presentarse ante la justicia el 4 de mayo.

El altercado se produjo tras una conferencia de prensa de Trump en su club de golf en Jupiter.

Michelle Fields, que en ese momento trabajaba como periodista para el sitio conservador Breitbart, seguía a Trump para plantearle una pregunta. El candidato se dirigía al fondo de la sala cuando Fields dijo que fue violentamente tomada del brazo por Lewandowski, un episodio del que un periodista del Washington Post fue testigo.

Esta versión de los hechos parece confirmarse en un video de vigilancia hecho público el martes por la Policía. Hasta el momento, solo se disponía de videos parciales y el registro sonoro del incidente.

La imputación corresponde a un delito menor: atentado contra la integridad física de una persona. Lewandowski fue acusado de haber "tocado intencionalmente a Michelle Fields (...) contra la voluntad de Michelle Fields", según el acta.

El entorno de Trump, favorito en las primarias republicanas, cuestionó el empleo del término "arresto". El portavoz de la Policía de Jupiter, Adam Brown, dijo a la AFP que Lewandowsky "fue arrestado", pero que él mismo se había presentado en la comisaría la mañana de este martes y que no había sido ni esposado ni fotografiado.

Lewandowski dice ser inocente y se declarará no culpable, preciso el equipo de Trump en un comunicado.

- Críticas de Ted Cruz -

Luego de haber afirmado que para él "se trata de un invento" de la periodista, Trump cambió el discurso y argumentó que el incidente fue "menor" y que Fields exagera acerca de la gravedad del altercado. Aseguró que la periodista no había gritado y que la "expresión de su rostro" no había cambiado.

Esta nueva declaración contradice la versión inicial de Lewandowsky, quien el 11 de marzo, el día en que Fields elevó la denuncia, tuiteó: "Usted delira por completo. Nunca la toqué. De hecho nunca estuve con usted".

Lewandowsky será entrevistado la noche de este martes por Fox News.

Mientras tanto, Trump defiende a capa y espada a su principal consejero y acusó a la periodista de haberlo tomado por el brazo, hecho que no se ve en el video de la cámara de seguridad.

Fields, quien luego se desligó de Breitbart porque el sitio no apoyaba su versión de los hechos, había fotografiado hematomas en su antebrazo izquierdo y había publicado las fotos en Twitter como prueba. Para Trump, no hay pruebas de que los hematomas fueron provocados por Lewandowski.

"Paren de mentir", respondió la periodista en la red social.

El 19 de marzo Lewandowski también había sido filmado durante un acto de campaña en Tucson, Arizona, mientras tomaba por el cuello a un joven manifestante, aunque aparentemente sin infligirle daños.

"Debo reconocerle su entusiasmo. Quería eliminar unas pancartas llenas de groserías", había justificado por entonces Trump.

Los incidentes en el que presuntamente está involucrado Lewandowski se suman a una serie de actos de violencia y de enfrentamientos registrados en las reuniones públicas de Trump, que hasta ahora se ha negado sistemáticamente a condenarlos y ha acusado a "agitadores profesionales" de haberlos provocado.

El precandidato republicano anuló uno de sus actos, en Chicago, luego que se comprobara que en él se habían infiltrado numerosas personas que pretendían denunciarlo.

Trump carga asimismo con una reputación de sexista y de afecto a los golpes bajos.

Su rechazo a llamar a sus partidarios a la calma llevó a que no sólo los demócratas lo criticaran sino también sus dos rivales republicanos, el senador Ted Cruz y el gobernador de Ohio John Kasich.

"Es la consecuencia de la cultura de la campaña de Trump", reaccionó Cruz el martes. Y denunció ante periodistas una campaña "fundada en los insultos y los ataques personales, y ahora la violencia física".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP