Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combinación de fotografías realizada el 30 de diciembre de 2016 del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par ruso Vladimir Putin

(afp_tickers)

El presidente de EEUU, Donald Trump, defendió nuevamente a Vladimir Putin ante la opinión pública estadounidense, demostrando que no renunciaba a encontrar acuerdos con su homólogo ruso sobre temas internacionales.

Los combates entre las fuerzas ucranianas y separatistas prorrusas en el este de Ucrania se intensificaron y llevaron esta semana a la Administración estadounidense a criticar a Moscú y prometer el mantenimiento de las sanciones internacionales contra Rusia.

Pero el domingo, en una entrevista difundida por Fox News antes del muy popular Superbowl, Trump defendió nuevamente su voluntad de mejorar las relaciones con Putin. "Le respeto (...) Eso no quiere decir que vaya a entenderme con él", dijo el mandatario.

"Es un líder en su país, y creo que es mejor entenderse con Rusia que la inversa", agregó. Cuando el periodista que lo entrevistaba objetó que Putin era un "asesino", Trump invitó de manera sorpresiva a los estadounidenses a un examen de conciencia.

"Hay muchos asesinos, muchos asesinos. ¿Usted piensa que nuestro país es tan inocente?", preguntó. Esta opinión le valió a Trump una oleada de críticas en las redes sociales, en la prensa e incluso en su propio partido, donde el tema Putin despierta el debate.

"No creo que haya ninguna semejanza en la manera en que se manejan los rusos y los estadounidenses. Es un exagente de la KGB, un mafioso, no electo en lo que la gente consideraría una elección creíble", dijo a la CNN el líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

En este mismo sentido opinó el exembajador en Rusia y consejero de Barak Obama, Michael McFaul. "Esta semejanza moral que Trump sigue dibujando entre EEUU y Rusia es desagradable e inapropiada", dijo en Twitter.

En la entrevista con Fox News, Trump explicó sobre qué asuntos le gustaría en particular entenderse con Rusia: "Si Rusia nos ayuda en el combate contra (el grupo) EI y contra el terrorismo islámico a lo largo del mundo, es algo bueno", agregó.

Donald Trump le pidió al Pentágono que, de aquí al final de febrero, le acerque un plan para acelerar la campaña contra el grupo yihadista Estado Islámico que, según él, se extendió demasiado.

- Posición dominante -

Los militares estadounidenses no esconden que la actitud de Moscú será determinante para preparar la última batalla contra el grupo EI: la conquista de Raqa, su autoproclamada capital.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos no puede, por ejemplo, lanzar una ofensiva sobre Raqa sin tener una idea de cómo será el estatuto de la ciudad liberada, debate en el que Rusia tienen un papel clave.

"Los rusos tienen una posición dominante" en Siria, explicaba recientemente un alto responsable militar estadounidense a los periodistas, bajo anonimato.

"Están en Siria invitados por el Gobierno sirio", mientras que Estados Unidos "se introdujo" sin el acuerdo del Gobierno sirio, subrayó.

En busca de un acercamiento con el maestro del Kremlin, Trump está desfasado, incluso opuesto, frente a varios dirigentes republicanos, como John McCain, candidato a la presidencia en 2008, que no pierde la ocasión de denunciar la amenaza rusa.

Pero una encuesta publicada el viernes por el diario The New York Times muestra que quizá no esté tan lejos del electorado republicano, para quien la amenaza islámica radical eclipsa a la rusa.

Interrogado sobre qué lugar del mundo representa la principal amenaza para EEUU, el electorado demócrata sitúa a Corea del Norte, seguido inmediatamente por Rusia. El electorado republicano, en cambio, menciona después de Corea del Norte a una larga lista de países musulmanes, antes de citar a Rusia.

AFP