Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trump dijo que podría quitarle la credencial de ingreso a la Casa Blanca a más periodistas

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió el viernes a los periodistas que muestren más respeto en la "sagrada" Casa Blanca y momentos después, enojado, se negó a responder a una pregunta que consideró "estúpida".

El último enfrentamiento entre el presidente y el cuerpo de prensa que lo cubre siguió a una crisis el miércoles, cuando Trump calificó a un periodista estrella de la cadena CNN como una "persona terrible" y le retiró la credencial que le permite trabajar dentro de la Casa Blanca.

En el incidente de este viernes, Abby Phillip, también de CNN, le preguntó a Trump si quería que su nuevo fiscal general detuviera la investigación sobre la posible colusión de su campaña electoral de 2016 con agentes rusos.

El tema ha acaparado titulares en Washington desde el miércoles, cuando Trump despidió abruptamente a Jeff Sessions como fiscal general y nombró a Matthew Whitaker, feroz crítico de la investigación rusa, para reemplazarlo.

Los opositores han acusado a Trump de colocar a un aliado que tratará de poner bozal a la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

En una rueda de prensa antes de partir a un evento en París para conmemorar el fin de la Primera Guerra Mundial, el mandatario se negó a responder a Phillip.

"Qué pregunta más estúpida, qué pregunta más estúpida. Pero te observo mucho. Haces muchas preguntas estúpidas", dijo, señalando a la periodista con un dedo, antes de marcharse.

Momentos antes había defendido su decisión de prohibir el ingreso a la Casa Blanca al reportero de CNN Jim Acosta luego de su intercambio en la conferencia de prensa del miércoles, calificándolo como "un tipo muy poco profesional".

Cuando se le preguntó durante cuánto tiempo se le negaría a Acosta el permiso de ingreso a la Casa Blanca, Trump dijo que no lo había decidido e indicó que la sanción, extremadamente inusual, podría aplicarse a más periodistas.

"Podría haber otros", amenazó.

El presidente dijo que la mala relación que tiene con los medios de comunicación es culpa de los periodistas, que no han mostrado una deferencia suficiente.

"La Casa Blanca es un lugar muy sagrado para mí. Es un lugar muy especial. Tienes que tratar a la Casa Blanca con respeto. Tienes que tratar a la presidencia con respeto", dijo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP