Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, en una rueda de prensa en la Casa Blanca, en Washington DC, el 7 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El presidente de EEUU, Donald Trump, envió una carta a su homólogo chino, Xi Jinping, informó la Casa Blanca, semanas después de recibir una misiva de felicitación de parte del mandatario chino.

China estuvo en ascuas aguardando un contacto de Trump, que parece determinado a aplicar una línea dura hacia el gigante asiático en un amplio abanico de temas, desde el comercio a la seguridad.

Durante su campaña, Trump atacó reiteradamente a China, país al que acusó de "robar" empleos estadounidenses y al que amenazó con aplicar altos aranceles.

En su carta, el mandatario estadounidense dijo que esperaba desarrollar "una relación constructiva que beneficie tanto a EEUU como a China", indicó el portavoz presidencial, Sean Spicer, en un comunicado el miércoles.

Trump ya ha mantenido conversaciones telefónicas con más de una decena de líderes mundiales desde que asumió el poder el mes pasado.

Su decisión de enviar una carta en vez de telefonear al jefe de Estado de la segunda economía del mundo podría considerarse un desaire, planteando dudas acerca de la voluntad de Trump de relacionarse con un país al que ha acusado de "expoliar" a EEUU.

No obstante, Lu Kang, portavoz del Ministerio chino de Exteriores, alabó la misiva este jueves en su rueda de prensa diaria.

"Agradecemos mucho al presidente Trump por expresar sus atentos saludos al presidente Xi Jinping y al pueblo chino", dijo Lu, agregando que "la cooperación es la única opción correcta para ambos países".

Tras ganar las elecciones de noviembre, Trump desató la ira de Pekín al aceptar las felicitaciones de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

EEUU rompió relaciones diplomáticas formales con Taipei en 1979, reconociendo a Pekín como el gobierno de "una sola China". De todos modos, EEUU mantiene una relación ambigua con la isla, a la que vende armas y con la que mantiene lazos comerciales.

AFP