Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al vicepresidente Mike Pence, el 2 de febrero de 2017, en Washington

(afp_tickers)

El vicepresidente estadounidense Mike Pence advirtió este sábado a sus adversarios demócratas que no se tienten con una maniobra de obstrucción en el Congreso para impedir la confirmación del candidato de Donald Trump para la Corte Suprema.

"No se equivoquen. Sería una maniobra imprudente y sin precedentes. (...) Trabajaremos con los responsables del Senado" para obtener esta confirmación, "de una forma u otra", dijo Pence durante un encuentro entre conservadores en Filadelfia.

Nombrado el martes por el presidente estadounidense para convertirse en el último sabio de la más alta jurisdicción del país, Neil Gorsuch, juez conservador, se prepara a librar una batalla feroz en el Senado para obtener el lugar vacante desde hace un año.

Actualmente dividida en partes iguales entre cuatro magistrados conservadores y cuatro progresistas, la alta corte que tiene la última palabra sobre los grandes debates de la sociedad estadounidense podría inclinarse hacia la derecha y por mucho tiempo si el juez de 49 años es confirmado en sus funciones.

Gorsuch necesita reunir 60 votos a favor sobre los 100 en el Senado para prevenir que la oposición demócrata impulse esta maniobra de obstrucción, que impide la votación antes de largos y fastidiosos debates.

El problema es que, con 52 escaños en el Senado, los republicanos deberán aliar a la causa a ocho demócratas que deberán apoyar a un candidato que defiende la pena de muerte, entre otras posturas de derecha.

"Este asiento no pertenece a un partido o una ideología", agregó Pence.

Pero muchos demócratas todavía recuerdan el rechazo, el año pasado, de los líderes republicanos del Senado que no aceptaron siquiera considerar el candidato de Barack Obama, Merrick Garland, para ocupar el puesto.

El asiento quedó vacante tras la muerte del juez conservador Antonin Scalia, hace un año.

AFP