Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, antes de la reunión con ministros de Exteriores europeos, en Bruselas este 11 de enero de 2018

(afp_tickers)

Donald Trump se reunió el jueves con su equipo de seguridad nacional para discutir eventuales nuevas sanciones contra Irán, que pondrían en riesgo el acuerdo nuclear alcanzado con Teherán y que la Unión Europea defiende.

Funcionarios del Departamento de Estado informaron a la prensa que el presidente estadounidense debía tomar durante esa reunión una decisión sobre la aplicación de nuevas sanciones a Teherán, pero se desconoce cuándo se anunciarán.

El acuerdo de julio de 2015 alcanzado entre Teherán y el grupo del 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) permitió levantar parte de las sanciones internacionales impuestas a Irán a cambio de garantías sobre el carácter exclusivamente civil de su programa nuclear.

Trump ha insistido, aún antes de llegar a la Casa Blanca, en que ese acuerdo es uno de los peores firmados por Washington en toda su historia.

"El presidente aún cree que es uno de los peores acuerdos de la historia", dijo este jueves la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

De esa forma, si Trump retira la "certificación" al acuerdo, abre la puerta a la imposición de nuevas sanciones por el Congreso estadounidense.

Hasta el momento, Trump ha continuado con la política de su antecesor, Barack Obama, de firmar excepciones a la decisión del Congreso para evitar hacer efectivas las sanciones.

- Contactos de alto nivel -

Trump mantuvo este jueves una conversación telefónica con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien le reafirmó el compromiso de su país "con la estricta aplicación del acuerdo y la importancia de que todas las partes lo respeten".

Simultáneamente, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, conversó con el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, sobre este mismo asunto.

En Bruselas, la Unión Europea subrayó su apoyo al acuerdo, pues "funciona", y advirtió que lo defenderá de "cualquier eventual decisión de socavarlo".

"El acuerdo funciona, cumple su objetivo principal que es mantener el programa nuclear iraní bajo control y bajo una estrecha vigilancia", dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

La diplomática mantuvo una reunión con el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, y sus pares británico, francés y alemán.

Tras el encuentro en Bruselas, Zarif subrayó en un tuit que hay un "fuerte consenso" de los europeos de que su país "cumple" con el pacto y que son conscientes de que la continuidad del cumplimiento por parte de Irán "está condicionado al cumplimiento total por parte de Estados Unidos".

El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, indicó en este sentido que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) "confirma regularmente la buena aplicación" por parte de Irán del acuerdo, por lo que no existen "dudas" actualmente sobre el respeto de sus compromisos.

- 'Diálogo' sobre región -

Los europeos están especialmente preocupados por la estabilidad en una región en la que el chiíta Irán apoya el régimen sirio de Bashar al Asad, al Hezbolá libanés o a los rebeldes hutíes en Yemen, así como por el impacto que en ello pueda tener la decisión de Trump sobre el acuerdo.

Mogherini, que desempeñó el papel de mediadora en estas negociaciones, instó a todas las partes a "seguir aplicando plenamente este acuerdo" que, a su juicio, "vuelve el mundo más seguro e impide una eventual carrera por las armas nucleares en la región".

El alemán Gabriel dijo que defenderán el pacto de cualquier intento de "socavarlo", pues es "absolutamente necesario" mantener la señal de que la diplomacia puede evitar "el desarrollo de armas nucleares", cuando "otras partes del mundo" estudian cómo implementarlas.

Los cancilleres europeos habrían alcanzado también un principio de acuerdo con su par iraní para iniciar un "diálogo" sobre los asuntos en los que no están de acuerdo, como la situación en Yemen, aseguró el ministro alemán de Relaciones Exteriores.

"No tiene nada que ver con el acuerdo nuclear", pero "hay una necesidad urgente de hacerlo", explicó Gabriel, apuntando a un necesario "cambio de comportamiento [de Irán] en la región" y recordando que Teherán tienen "otras posiciones".

Los europeos aprovecharon también para expresar sus desacuerdos con Teherán en otros puntos como el desarrollo de misiles balísticos, indicaron los cancilleres europeos ante los periodistas, pero sin citar las recientes manifestaciones en este país de Oriente Medio.

Antes de la reunión, Gabriel había urgido al gobierno del presidente iraní, Hasan Rohani, a "conducir ese diálogo".

Los 28 países de la UE habían lamentado anteriormente "la pérdida inaceptable de vidas humanas" en las manifestaciones que dejaron una veintena de muertos, instando a "todas las partes implicadas" a abstenerse de "cualquier violencia".

burs-tjc-ahg/yow

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP