Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se despide de Martin Luther King III, primogénito del célebre defensor de los derechos civiles, luego de una reunión en la Trump Tower de Nueva York, el 16 de enero de 2017

(afp_tickers)

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, homenajeó este lunes al líder del movimiento por los derechos cívicos Martin Luther King y se reunió con su primogénito, pocos días después de fustigar a John Lewis, ícono de los derechos civiles.

"Celebren el Día de Martin Luther King y todas las cosas maravillosas que defendió", tuiteó Trump antes de la reunión, con motivo del día en que Estados Unidos recuerda cada año el día de su nacimiento. "Ríndanle homenaje por ser el gran hombre que fue".

Martin Luther King III consideró que el encuentro con el futuro mandatario, en la Torre Trump de Nueva York, fue "constructivo".

Trump "dijo que va a representar a los estadounidenses", explicó King III. "Lo repitió varias veces", apuntó.

Durante el encuentro, según King III, trataron la cuestión de los derechos electorales, que afectan de forma desproporcionada a los votantes pertenecientes a minorías sociales.

Los afroamericanos han sido tradicionalmente votantes del partido Demócrata, y algunos miembros de la formación creen que los gobernadores republicanos buscan limitar su participación creando determinadas leyes electorales.

"El punto de partida del movimiento moderno por los derechos civiles fue el derecho al sufragio", dijo el hijo de Luther King. "Está muy claro que el sistema no está trabajando al máximo", consideró.

Este encuentro, a cuatro días de que Trump asuma la presidencia, pareció un gesto tranquilizador hacia los negros estadounidenses, días después de que el republicano atacara a John Lewis, legislador demócrata y uno de los líderes por los derechos civiles que ayudaron a Martin Luther King a organizar la marcha de 1963 en Washington en la que se pronunció el famoso discruso "Tengo un sueño".

Lewis anunció que no asistiría a la ceremonia de investidura de Trump como presidente, el próximo 20 de enero, considerando que no es "un presidente legítimo".

El futuro mandatario replicó el sábado con varios tuits, uno de ellos recuperando uno de sus temas de campaña, según el cual los negros estadounidenses viven en varrios pobres donde no tienen acceso a la educación ni al empleo.

"El congresista John Lewis debería dedicar más tiempo a arreglar y ayudar a su distrito, que está en una situación horrible y cayéndose a pedazos (por no hablar de que está infestado de crimen), en vez de reclamar falsamente por los resultados de la elección", escribió Trump en un tuit.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP