Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, pronuncia un discurso en Phoenix, Arizona, el 22 de agosto de 2017

(afp_tickers)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió con fuerza el martes su reacción tras los disturbios en Charlottesville, en un encendido discurso ante miles de seguidores en Phoenix, Arizona, donde volvió a lanzar ataques contra la prensa y las élites.

Arropado por gritos de apoyo, el presidente aprovechó el baño de masas para dedicar cerca más de la mitad de su discurso de 78 minutos a críticas para atacar a "gente enferma" en los medios y las élites, así como para reivindicarse por sus declaraciones sobre Charlottesville.

"Los muy deshonestos medios... y me refiero a las realmente deshonestas personas en los medios y los medios falsos, se inventan historias. En muchos casos no tienen fuentes", fustigó.

"No informan sobre los hechos, al igual que no quieren informar de que yo hablé duramente contra el odio, la intolerancia y la violencia y condené fuertemente a los neonazis, a los supremacistas y al KKK", añadió al referirse a los violentos incidentes en Charlottesville.

Trump ha sido blanco de duras críticas de demócratas y republicanos, así como de otros sectores, por no condenar enérgicamente una marcha de supremacistas blancos hace días en Charlottesville, que derivó en violentos disturbios con antirracistas que dejaron una mujer muerta.

- "Algo positivo" -

Trump también hizo un guiño de que podría brindar un indulto a Joe Arpaio, el controvertido exalguacil del condado de Maricopa en Arizona condenado por violar una sentencia federal al perseguir de manera implacable a inmigrantes latinos.

"Creo que va a estar bien, ¿de acuerdo? No lo haré esta noche porque no quiero causar ninguna controversia", afirmó.

Más temprano, la Casa Blanca había sido enfática: "No se tomará ninguna decisión hoy (martes)", declaró la portavoz Sarah Sanders.

Arpaio, de 85 años y ferviente partidario de Trump, es considerado un héroe por quienes quieren poner fin a la llegada de indocumentados, pero los activistas de derechos humanos cuestionan el perdón que Trump dijo días atrás que evaluaba concederle.

"Indultar al alguacil Arpaio sería apoyar oficialmente el racismo y la supremacía blanca", dijo Carlos García, de la organización Puente Arizona, que prevé protestar frente al lugar del discurso de Trump.

Trump también se mostró optimista de que su retórica agresiva hacia Corea del Norte empezó a dar frutos, en momentos que las tensiones entre Washington y Pyongyang escalaron por el programa nuclear norcoreano.

"Algunos dicen que fui demasiado fuerte. No es lo suficientemente fuerte", dijo el mandatario. "Pero Kim Jong-un (...) creo que está comenzado a respetarnos. Y respeto mucho ese hecho", afirmó ante una multitud enardecida en Phoenix.

"Y tal vez, probablemente no, pero puede ser que algo positivo salga de esto", reivindicó.

- Valla, muro, seguridad -

Se esperaba que con su discurso en Arizona, Trump intentara insuflar el debilitado apoyo al gobierno y a su polémico proyecto de construir un muro en la frontera de 3.100 kilómetros con México para impedir la llegada de indocumentados al país.

Trump insiste en que los mexicanos deben pagar por la monumental obra, cuyo coste estimado es de 21.000 millones de dólares, lo que según muchos la vuelve improbable.

Antes del acto en Phoenix, Trump estuvo en Yuma, muy cerca del límite con México, para conocer el equipamiento usado por la patrulla fronteriza.

Yuma "solía ser una de las áreas fronterizas menos seguras en Estados Unidos (y) ahora es una de las más seguras debido a estas inversiones", comentó un alto funcionario del gobierno antes del viaje de Trump.

Una ley aprobada en 2006 permitió la construcción de 100 kilómetros de valla divisoria en esa desértica zona, lo que provocó una caída dramática de los intentos de cruce de ilegales. Pero los críticos señalan que el flujo de inmigración clandestina se trasladó a otros puntos.

Según los datos oficiales, en los últimos seis meses, las autoridades estadounidense detuvieron a más de 126.000 personas que buscaban llegar de manera clandestina a Estados Unidos, lo cual supone una disminución del 46% frente a igual período de 2016.

Además, tras los decretos para arrestar en territorio estadounidense a quienes hayan violado su estatuto migratorio, entre enero y julio se detuvo a 91.000 personas, un 44% más que en el mismo periodo del año anterior.

- Protestas -

Bajo un sol inclemente, miles de simpatizantes del mandatario, muchos vestidos con motivos de la bandera estadounidense, y de manifestantes anti-Trump se concentraron fuera del centro de convenciones donde dio su discurso.

Separados por varios metros de distancia de los seguidores de Trump, los manifestantes exhibieron pancartas en las que el mandatario aparecía caricaturizado con un bigote de Hitler.

"Cosas que hacer hoy: lavar ropa, sacar la basura, oponerse a los nazis", decía uno de los carteles.

El discurso fue fervientementente aplaudido por sus seguidores dentro del centro de convenciones, aunque los manifestantes anti-Trump protagonizaron luego choques con la policía, que usó gases lacrimógencos para dispersarlos, según los reporteros de la AFP en el lugar.

Jonathan Howard, un portavoz de la policía, dijo que hubo cinco arrestos y que los manifestantes habían arrojado piedras, botellas y gases contra los uniformados.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP