Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Angela Merkel habla con Donald Trump asisten a una sesión de la cumbre del G20 en Hamburgo, este sábado 8 de julio en la ciudad alemana

(afp_tickers)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, logró este sábado concesiones de sus socios del G20 en materia de lucha contra el cambio climático y de comercio, en una cumbre marcada por las gigantescas manifestaciones antiglobalización.

En el comunicado final, Estados Unidos logró incluir una mención afirmando que el foro "toma nota" de la salida de Estados Unidos del histórico acuerdo de París que le permite seguir a contracorriente de sus socios en su rechazo a adherirse al pacto.

"Donde no hay consenso, el comunicado final subraya las divergencias", dijo la canciller alemana Angela Merkel tras la cumbre.

El texto afirma también que Estados Unidos procurará trabajar con otros países para "ayudarles a acceder y usar combustibles fósiles" de manera más limpia, una referencia que responde al objetivo de Estados Unidos de seguir vendiendo su gas de esquisto.

El compromiso también satisface a Vladimir Putin. Sobre el clima "la presidencia alemana logró encontrar un compromiso óptimo", afirmó el presidente ruso, quien un poco antes había asegurado que "se desconocen" las razones del cambio climático.

Por su parte el presidente francés Emmanuel Macron dijo que no pierde la esperanza de "convencer" a Trump cuando vaya a París para el desfile del 14 de julio y convocó una cumbre climática para diciembre.

Sin embargo la unidad del G20 (menos EEUU) sobre la "irreversibilidad" del acuerdo París se vio resquebrajada por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

"Tras el paso tomado por Estados Unidos [que no lo ratificó] nuestra posición va en el sentido de no someterlo al parlamento", dijo en la rueda de prensa tras la cumbre.

Erdogan justificó su amenaza por las promesas "no cumplidas" del expresidente francés François Hollande, que aseguró en 2015, cuando se firmó el pacto, que Turquía recibiría ayudas económicas para poder cumplirlo.

La cuestión comercial fue otro de los puntos de fricción de este foro, que reúne a 20 economías industrializadas y emergentes (19 países más la Unión Europea).

Desde su llegada a la Casa Blanca, las posiciones proteccionistas de Trump rompieron el 'statu quo' que existía hasta ahora en el G20 a favor del libre comercio.

El comunicado final refleja este delicado equilibro entre las dos visiones. Por un lado renueva el compromiso de luchar contra el proteccionismo pero por otro incluye por primera vez una referencia a los "instrumentos legítimos de defensa comercial".

Esta formula vaga permite todo tipo de interpretaciones sobre cuáles son esos "instrumentos", que pueden ir desde simples medidas antidumping hasta políticas más complejas para proteger la industria, como las que pide Washington para su industria siderúrgica.

- Altercados y grandes manifestaciones -

En los dos días de reuniones, la ciudad de Hamburgo quedó bloqueada por manifestaciones gigantes que dejaron imágenes de caos.

El sábado hubo una marcha convocada por grupos altermundialistas y de la izquierda radical, con pancartas de "Piedras no" y "Nuestra arma es la sabiduría".

La hostilidad contra el G20 también se sintió en el Vaticano, donde el papa aseguró en una entrevista a La Repubblica que le "preocupa" este foro.

"Temo las alianzas muy peligrosas entre potencias que tienen una visión tergiversada del mundo, Estados Unidos y Rusia, China y Corea del Norte, Putin y Asad en la guerra de Siria", afirmó Francisco.

Trump fue el gran protagonista de la cumbre, con su esperadísimo primer encuentro con Putin, en el que trataron sin tapujos las presuntas interferencias rusas en la campaña electoral de 2016.

Una reunión "fantástica", según Trump, un hombre "muy distinto" en la vida a real del que aparece en televisión, según Putin.

El estadounidense también se reunió con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, con el que evitó hablar del polémico muro fronterizo.

Trump reclamó además al presidente chino Xi Jinping "hacer algo" con Corea del Norte y sus lanzamientos de misiles.

La violencia en Hamburgo dejó más de 200 policías heridos y se realizaron 96 detenciones sólo el viernes, según el último balance policial.

Este sábado se vieron de nuevo helicópteros en el cielo y convoyes de vehículos policiales circulando a toda velocidad por avenidas desiertas.

Los altercados provinieron mayoritariamente de los llamados Black Blocks, grupos minoritarios de manifestantes vestidos de negro y con pasamontañas, asociados al movimiento anarquista, y que pusieron la ciudad en estado sitio con la presencia de 20.000 policías llegados de todo el país.

Un caos que levantó polémica en Alemania, con críticas a Merkel por su gestión a tan sólo tres meses de las elecciones legislativas.

AFP